Apuleyo Soto

Cacao maravillao

Cacao maravillao
Apuleyo Soto. PD

Cacao maravilloso, cacao maravillao
se extiende por España y va de lao a lao
sin que los españoles lo hayamos consensuao
en ningún referéndum de antemano marcao.

¿A qué entonces el caco Puigdemont
se sube al Montjüic alto, parapeto o peñón,
arramblando de gente una ignara legión
que intenta separarse de su única nación?

A partir un piñón se enfrenta el botarate
con este gran marrón o disparate
que en sus entrañas late
transformando el cacao en chocolate.

¿Y no le para nadie a este mamón
bravucón chiquilicuatre, comandón
con la CUP y la Esquerra en la ocasión
del naufragio total, roto el timón?

Atención catalanes y españoles,
suenan ya las cantatas en bemoles;
tristes son sus bravatas y sus sones;
hacen falta no urnas, sí collones.

Vayamos todos juntos en unión
de emociones, ¡ale, ale!, al alimón,
y séase cual sea la pasión,
que más no nos distancie el corazón.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído