Salvador Monzó Romero

De puertas adentro

De puertas adentro
Salvador Monzó

Por ejemplo Alfonso Rojo,
Mucha claridad y arrojo,
Y junto a López Castillo,
Con sus golpes de martillo,
Quien no manco, queda cojo;

En la cancha femenina,
Si Carmen Tomás afina,
Victoria Lafora ahonda
Y, tirándolas con onda,
Poco falla y mucho atina;

Si ni Bocos ni Casado
Ninguno pierde bocado,
A Jáuregui, si chochea
Por viejo o lo que sea,
No hay que echarlo a un lado;

Con Entrialgo y Camacho,
Con azadón o con sacho,
A quienes mueven la mierda
Más a gusto de la Izquierda,
Bien que les causan empacho;

Quien no les niega su pan
Amargo, por su afán
De odiarnos todo el mes,
A tanto rojerío es
Isabel San Sebastián;

Otro parabién sincero,
A todas luces sin pero,
Rendido a su pecho y tez,
A Laureano Benítez
Por Grande y por Caballero;

Y a doña Julia Navarro,
Seguro estoy que no marro,
Que es su sentido común,
Ni más ni menos, que un
Para Rojos buen desgarro;

A la Villacastín digo
Que si es basura y no es trigo,
A su turbia teoría
Bien que le aclare la mía:
¡Mejor se mire el ombligo!;

De Germán Terstch y de Jaime
González claro que hayme
De su buen juicio a tope,
Porque llevan a galope
A quien bien que alguien lo ensaime;

A quien sus Torres levanta
Dando más de una somanta,
Y a la Edurne por su tono
De tener cátedra y trono,
Buena mesa, cama y manta;

Si a otras plumas de acero,
Que alumbran como el lucero
Del alba, y por la noche
Como estrellas, sí, su boche
Les pondré en otro crucero

Que haga en su compañía,
A bordo de mi valía
De leer de cabo a rabo,
Más ufano que un pavo,
Su Opinión cada día.

POSDATA

Ya sin edad de ser quintos,
Don Apuleyo sus tintos
Bebe en salones de lujo…
A mí más me va el orujo
De tascas… ¡Somos distintos!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído