Jesús Millán Muñoz

La guerra inexistente

La guerra inexistente
La bandera de España. ET

Antes del estallido definitiva de una de las dos guerras mundiales, hubo un periodo de tranquilidad, unas semanas, en las cuales, no hubo enfrentamientos sangrientos, sino los ejércitos estaban uno frente al otro, pero sin mover los cañones, a este hecho se le denomino la guerra inexistente, la guerra tranquila, etc.

Pero después estalló y llenó Europa de millones de muertos, millones de angustias-sufrimientos-penas-desalientos-tristezas-injusticias, etc.

Me pregunto, con un enorme dolor-pena-angustia-temor-sufrimiento por mi parte, si estamos ante una situación similar o parecida, sin negar las diferencias, sin poder comparar los ámbitos-conflictos-realidades, pero en una situación, que en Hispania estamos al borde del abismo. Me pregunto y les pregunto a ustedes.

Ahora que en estas semanas millones de personas del suelo de la Piel de Toro están de descanso-vacaciones, que millones de personas de otros lares-lugares-territorios están pernoctando bajo nuestros vientos-cielos, me pregunto, si se está preparando o está a punto de estallar, lo que algunos han denominado choque de trenes, pero que en estas semanas aún, estaríamos en un periodo similar a ese de la «guerra inexistente» o algo similar. Me pregunto y creo que todavía todo el estallido-laberinto-paradigma-espiral podría solucionarse.

1. Me pregunto, si somos conscientes, todas las elites que están gestionando esta cuestión, si son conscientes, si son capaces de calcular todas las variables-ponderaciones-posibilidades. Porque por lo general, casi nunca en la historia e Historia se ha acertado antes de los graves-grandes conflictos. Si miramos hacia atrás en la historia, un conflicto equis, que parecía iba a terminar en «poco tiempo y de tal manera, finalizaba en mucho más tiempo y de otra manera, y mientras en medio, una multitud de sufrimiento, cuándo no cosas aún peores…».

No sé lo que va a suceder, durante las próximas semanas, he indicado muchas veces, que no tengo suficientes conocimientos-conceptos-ideas-saber, sobre todas estos temas, he indicado también, que no tengo conocimientos suficiente prácticos de los hechos-datos de todo lo que rodea todos estos aspectos. Y en tercer lugar, menos aún tengo información privilegiada, ni de lo uno, ni de lo otro. Soy un simple observador-pensador-escritor-articulista de tercer o quinto orden-categoría-nivel-calidad.

Pero llevo semanas pensando en este concepto que titula este artículo. Y me veo en la obligación moral, e incluso religiosa, de «escribirlo-redactarlo-indicarlo».

Quizás, haya pocos opinadores y articulistas, que expresen tan claramente, como el que escribe estas líneas las propias limitaciones del mismo autor y del mismo artículo y de otros.

– Quizás, recordar estas semanas este concepto podría ser pertinente. He visto y oído y sentido como durante meses, la situación en el suelo hispánico se ha ido complicando-complejificando-emponzoñándose, es rara la semana que no existía una noticia-acontecimiento que agravaba la situación. Que la espiral-laberinto se complicaba aún más, que en la ecuación entraban más variables e imponderables que enrarecían aún más la situación.

He indicado en otros artículos, la famosa frase-pintada-graffiti, escrita en un muro de una ciudad de centroeuropea antes de la segunda gran guerra, que indicaba más o menos así. «Si tuviese suficiente imaginación escribiría una frase que evitaría la guerra».

Lamentablemente, esa frase-idea-concepto, esa persona no la encontró, y desde luego, todo el mundo sabe-conoce algo de la guerra mundial que estalló.

Creo, que con todas las diferencias que ustedes quieran. Estamos en una situación de enorme complejidad, que puede saltarse todos los cauces-diques-parámetros-variables, que quizás, las diferentes partes-entidades creen que todavía controlan o medio dirigen.

Y reitero-repito, si la historia ha demostrado algo, es que por un lado, el ser humano no es solo racional, sino irracional, el ser humano colectivo-grupal, es aún más irracional, y las ideologías-banderas-bandos, son todavía más irracionales… Unir tantos factores de irracionalidad es un cóctel imprevisible en sus consecuencias…

– Creo, que las elites, altas elites, si todavía controlan-gestionan este asunto, o mejor dicho, complejidad de asuntos, espero sean capaces de llegar a acuerdos-negociaciones-pactos-entendimientos. Porque una regular paz, es mejor que «un buen conflicto».

Para y por eso, supongo que todas las elites (políticas, económicas, sociales, culturales, religiosas, regionales, nacionales) deben buscar cauces-caminos de paz.

Pero no solo las elites, sino que el pueblo, las clases altas, medias, bajas, sean conscientes, que la paz sociopolítica, es la única manera, de crear riqueza a y en todos los sentidos, y la no-paz, puede llevar a una espiral-confrontación-enfrentamiento que no podemos saber las consecuencias, o dicho de otro modo, es caminar sobre un dragón con consecuencias imprevisibles-impredecibles. Al menos para mí.

2. Para terminar, este artículo es uno más de los alrededor de cien que he ido redactando-escribiendo-pensando-publicando en este medio, en unos habré acertado, en otros desacertado, pero intentando muy modestamente, intentando que nunca este país llegase a la situación actual que ahora tenemos, en la cual, sea una realidad, sea un farol, sea ambas cosas, el famoso choque de trenes-transatlánticos-carruajes puede producirse o está a punto de producirse…

Todavía, espero que los humanos que habitamos la Piel de Toro-Celtiberia-Hispania-Iberia-Tierra de Conejos…, no perdamos el sentido común-racionalidad-prudencia-auténtico saber-moralidad correctas. Porque de lo contrario se abrirá un capítulo o varios capítulos impredecibles-imprevisibles… Como no detengan la rueda, al final la rueda nos llevará a dónde no deseamos-queremos…

Ruego y pido a mis hermanos catalanes, vascos, gallegos, andaluces, murcianos, castellanos, aragoneses…, que no entremos en una locura total, porque en una semilocura ya estamos…

Pido la paz sociopolítica, para nosotros y para nuestros descendientes, pido el sentido común y la racionalidad, pido que seamos conscientes de los enormes peligros y ambiciones existentes, dentro y fuera de nuestro territorio, pido que no olvidemos que estamos en el siglo veintiuno y no en el diecinueve, pido parafraseando-interpretando a Francisco de Sales, «lo peor de las guerras, no son solo las muertes, los fallecimientos, las injusticias, los sufrimientos, sino los malos que crea».

http://personal.cim.es/filosofía © jmm caminero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído