Jesús Millán Muñoz

Nombre y cuatro apellidos

Nombre y cuatro apellidos
Internet, online, redes sociales. TY

 ¿Por diversas razones, sería necesario hoy, que tuviésemos además del nombre, cuatro apellidos, es decir, que en las inscripciones oficiales, así fuese? ¿En el DNI, en todos los papeles oficiales, en Internet?

¿Especialmente, si internet va a ser necesario y fundamental, y cada vez más, para distinguir a unas personas de otras, si internet va a ser la «casa del mundo», para ponerse en contacto con cualquier persona, más fácilmente viva o exista en cualquier rincón del mundo…?

1. Sea cual sea tu nombre y tus apellidos, existirán al menos, varias docenas de personas que coincidan contigo en nombre y apellidos, que estén actualmente viviendo y existiendo en el mundo. Aún más si lo comparas con el pasado.

Por lo cual, pueden existir muchas confusiones, en multitud de aspectos de la realidad. Ya sabemos que existen después unos dígitos o números, que definen también la identidad, sea el DNI en España, sea número de Seguridad Social, sean otras clasificaciones en multitud de tarjetas, organismos, etc.

– Creo que sería más fácil la identificación de las personas con cuatro apellidos, sin negar las diferencias por dígitos, etc. Creemos que para la seguridad de cada territorio, para la seguridad mundial. Creo que facilitaría mucho, que un Organismo Internacional, por ejemplo, Interpol, la UNESCO, facilitara e incentivara que sea cual sea la cultura-territorio-Estado en que nazca un individuo, oficialmente, tenga cuatro apellidos. Más aún viviendo actualmente en el mundo siete mil millones y en aumento la población. Creo que para los campos y en el terreno de la seguridad de cada Estado y sociedad, y para la internacional este simple detalle aumentaría dicho parámetro, y por tanto, sería un bien a tener en cuenta.

Puede que exista en esto controversias, pero podrían ser dos del padre o progenitor, dos de la madre, o dos del progenitor A, y dos del progenitor B. Si faltase alguno de los progenitores, se tomarían los cuatro del progenitor A o B.

– Cuándo te pones a buscar un correo electrónico o una dirección para ponerte en contacto con una persona en Internet, sin negar el derecho a la intimidad, sin negar el derecho al silencio telemático de cada persona, resulta muy difícil hoy con solo el nombre y los dos apellidos.

Por un lado todo el mundo predica de lo maravilloso del mar-océano-volcán-espacio de comunicación e intercomunicación que es el espacio virtual, por otro lado, pones el nombre y el apellido de una persona, y te encontrarás con varios. Al final, buscas un pequeño correo electrónico, para ponerte en comunicación con una persona de carne y hueso. Y es casi imposible, en la mayoría de las veces. O al menos, así me lo parece a mí.

Si se diseñase por obligación que cada persona se identificase, por el nombre, sea simple o sea compuesto y por cuatro apellidos, creo que facilitaría mucho la comunicación. Y si facilita la comunicación, el encontrar datos de una persona, facilitaría todas las operaciones culturales, comerciales, de comunicación, de seguridad, etc. Que hoy el mundo necesita y exige. Respetando obviamente para quién desee ser o estar en una situación de olvido telemático.

– Si el mundo camina hacia la globalización, ésta tiene que ser en todos los terrenos, y para organizar mejor dicho mundo, es necesario, que empezando por la identidad de cada persona, sea más evidente, pero no solo para los Estados y otros organismos públicos y entidades, sino también para los ciudadanos entre sí. Que sea fácil, si yo quiero buscar la biografía o datos o curriculum o algún otro aspecto de una persona, sea fácil encontrar dichos datos, si esa misma persona, ha querido y deseado estar en el laberinto-mar de internet. Si no quiere, pues no…

– Si buscas un autor, sea del género o especialidad que sea, y buceas en alguno de los catálogos y archivos que sean extensos, sobre esa disciplina, que incluyan digamos varios miles de nombres y de personas, te encontrarás muchas similitudes en muchos casos…

En la vida real, literaria y artística se han dado muchas confusiones, con dos personas distintas, que tengan el mismo nombre y coincida el primer apellido, sea en literatura, sea en arte, sea en otro aspecto de la realidad. Por lo cual, creo que esta medida facilitaría enormemente la clarificación, y el dar al César lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios, pero no solo en el tiempo actual, sino para el futuro… Clarificar la identidad del trabajo y la actividad de cada persona, la identidad de cada persona es importante para una correcta acumulación cultural.

– Creo que en el terreno de la Seguridad, Europa, necesita además de todas las medidas que ya tiene, además de otras que se deban implantar o crear, pues una de estas, aunque sea muy pequeña, sería ésta. Creo que con este simple dato extensivo a todos los europeos, o al menos, a todos los de Celtiberia se elevaría el nivel de seguridad, en todos los terrenos, un poco.

Creo que es obvio y evidente la necesidad de crear nuevas medidas, aunque sean pequeñas o medianas o grandes.

2. Para concluir, puede parecer esto simple y sin importancia, pero en multitud de aspectos de la existencia, hay y pueden existir confusiones, yo incluso sé de personas en procesos electorales, de personas con el mismo nombre y apellidos, siendo distintas personas, pero familiares y viviendo en la misma ciudad que han tenido errores de identidades. Creo que aunque no sea descubrir las Américas, creo que facilitaría mucho la existencia y evitaría muchos problemas, que fuese oficial, el nombre y los cuatro apellidos, en todos y en cada uno de los países del mundo, empezando por la Piel de Toro.

http://filosliterarte.blogspot.com.es © jmm caminero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído