Rafael López Charques

Grandeza y miseria

Grandeza y miseria
El tipo que sujeta la panacarta contra el Rey, es Daniel Minoves, proetarra e independentista catalán. PD

Grandeza.
La Casa Real, que poniendo un par encima de la mesa, dijo ya en el primer momento las cosas claras y sin tapujos «son unos asesinos, simplemente unos criminales». Conste que no soy especialmente monárquico, pero respeto al Jefe del Estado según la Constitución.

La de todos aquellos ciudadanos anónimos, que desde el instante de los asesinatos ayudaron en todo, cada uno como supo y pudo.

Miseria (demasiada, solo unos ejemplos).
La de los muchos «valientes» que amparándose cobardemente en el anonimato de las redes, han dado suelta a sus instintos más rastreros.

El dirigente político que habló tranquilamente de «atropellos». Hace años, en la calle principal de mi pueblo, un coche le aplastó a un hombre las piernas contra un edificio; el conductor dijo, lo siento, se me fue el coche, pero yo no tengo la culpa de que pasase por allí en ese momento. Menos mal que los asesinados no tuvieron la culpa de estar allí en ese momento.

Los colegas de la universidad, que se han dedicado a nadar y guardar la ropa. Claro, la pasta es la pasta, venga de donde venga, hay que cuidarla.

De la autoridad que tras la explosión de Alcanar, no dejó participar a los Tedax de la Guardia Civil en la investigación, a pesar de que indudablemente tiene mucha más experiencia que los Mossos en esos temas, pero claro estos últimos son catalanes, los otros españoles.

De la CUP, según la cual los asesinatos son «terrorismo fascista fruto de las lógicas internacionales del capitalismo». De sus compadres de Poble Lliure que han asegurado que el Rey «es el culpable del ataque terrorista».
Del jefe de prensa del President aprovechando rastreramente las visitas de ministros de exteriores de algunos países, para promocionar al «Ministro de Asuntos Exteriores de Cataluña». El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Del Conseller, 50% no catalán ni español y que ha catalanizado su segundo apellido, distinguiendo entre muertos catalanes y españoles, y que afirma que «la Generalidad debe ser consultada si se despliega el Ejército en su territorio». Entiendo que el Estado, para proteger a sus ciudadanos, debe pedirle permiso. ¡Qué importante es usted! ¡Por encima del Estado!

De los/las responsables del ayuntamiento de Barcelona, que hicieron caso omiso de las advertencias tanto de la CIA como de la Policía Nacional, negándose a instalar maceteros o bolardos como les recomendó ésta última (claro, al ser una indicación «española» ni caso), con el pretexto de «no crear alarmismo». Si los asesinados pudiesen elegir, ¿qué creen que preferirían? ¿Seguir viviendo con alarmismo o estar donde, por desgracia y en parte responsabilidad de ustedes, están?

Espero que, por un mínimo de decencia, ¿saben lo que es?, esas personas, las que más hablan de ética, dignidad, respeto, etc., dejen de explotar miserablemente en su provecho a unos muertos, que se callen de una vez, son vomitivos. También que, por un mínimo de dignidad, los/las responsables de no colocar los corta pasos en las Ramblas, ¡DIMITAN YA!

Para todos ellos solo existe «su» Cataluña, dignidad y ética con cuentos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído