Víctor Entrialgo de Castro

Iban a utilizarlo

Iban a utilizarlo

Si se resquebraja el monopolio del uso de la fuerza, el Estado desaparece. Parece incuestionable, por lo visto tras los atentados de Barcelona y Cambrils, que desde el punto de vista de la seguridad, el estado de las autonomías debilita al Estado sin adjetivos, el que nace y existe fundamentalmente para defendernos, luego en lo sucesivo esta cuestión, esencial para la seguridad nacional, debe revisarse.

Y ya que no se hizo bien con un desarrollo constitucional equivocado que transfirió a las autonomias competencias que tienen que ver con la defensa del Estado y su supervivencia, habrá que crear al menos, llegado este punto de los atentados de Barcelona, un Centro Coordinador de todas las fuerzas de seguridad que impida situaciones tan absurdas como las que hemos comprobado estos dias.

El Estado nace por y para la seguridad de los ciudadanos. Sin el monopolio de la fuerza que la garantice, el Estado se licúa y amenaza con evaporarse. Es la delicuescencia de la autoridad a la que estamos asistiendo.

Tratarán de utilizarlo. Ya lo han hecho. Las banderas y las pancartas de la chusma separatista, los herederos del anarquismo han aprovechado vilmente la muerte y el odio para instrumentalizar la manifestación de repulsa por el atentado terrorista. Hay una cantidad de mentecapto separatista en Cataluña que no es normal. Sólo un imbécil puede mezclar la muerte sembrada por descerebrados yihadistas con esteladas y carteles de contenido mentecapto.

Van a una manifestación de duelo por las victimas armados de pancartas y carteles estúpidos, como los anarquistas toda la vida, ¡Abajo lo de arriba! ¡Arriba lo de abajo! ¡Vuestros negocios son nuestros muertos ! Y tales sandeces cuando tienen entrullados a los Pujol, desaparecida Convergencia y Unió, condicionados por diez flequilloburros y todo ello cuando en el atentado han muerto víctimas de todas las nacionalidades. La estupidez ha llegado al poder y en Cataluña quiere el poder absoluto.

¿La Pau? ¿Qué Pau? ¿Pero quien ha atacado? ¿El Rey de España y el Presidente del Gobierno? ¿Cómo se puede ser tan mezquino? La respuesta al terrorismo es la lucha contra el terrorismo. No la paz. La paz es una obviedad. La paz es lo que rompen los los terroristas, que no por salir a la calle van a dejar de atentar. Todo lo contrario. Cuando la gente sale y está libre y despreocupada en la calle es cuando esta gente igualmente ideologizada y mentalmente manipulada aprovechan para atacar.

Van a una manifestación de repulsa por el terrorismo yihadista, el mayor enemigo de ese Occidente del que los anarquistas de la CUP tambien disfrutan rechazándolo, y adoctrinados sus cerebros por cuatro maestros funcionariados y sin vocación, Carod Rovira, Rahola, Puigcercós, Tardá, Rufián, aprovechan para hacer campaña y echar la culpa y los silbidos al enemigo exterior, al otro que no es uno, que ni siquiera es exterior. Iban a utilizarlo y lo han hecho. Lo están haciendo.

Todo entre los separatistas catalanes tiene un aire de pueblo pacato.

Van a un funeral y confunden el culo con las bombonas de butano.

 

VIctor Entrialgo de Castro

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído