Santiago López Castillo

Protesta o acatamiento

Protesta o acatamiento
El tipo que sujeta la panacarta contra el Rey, es Daniel Minoves, proetarra e independentista catalán. PD

La manifestación me pareció vergonzosa. Salvo excepciones, fue un aquelarre independentista que no respetó la memoria de los muertos. Los independentistas iban a lo que iban, a agitar las conciencias de la separación y culpar -sin el más mínimo pudor- de los atentados al Gobierno. El que me roba, me oprime, me desvalija… Fue un 11-M en versión paleta. O sea, los asesinos de Aznar y todo el Ejecutivo enarbolando -faltaría más- la pancarta de la guerra de Irak. Esta era la resultante de cuarenta años de adoctrinamiento tras estar transferidas las competencias en materia de enseñanza.

Tras el televisor, servidor se sonrojaba. Una parte del país -la más favorecida por el régimen de Franco y sucesivo- abucheando al Rey que es Conde de Barcelona, como si se la pica un pollo. Un Jefe del Estado al que el populacho (las Colau y demás okupas) abucheó y acusó de viva voz por los asesinatos de los criminales yihadistas. Las pancartas parecían exculpatorias de unos hechos que sólo correspondían a los fanáticos criminales. «No a la homofobia contra el yihadismo». Claro. Qué van a decir los aborígenes de Raimundo Llul que han acogido en su tierra un millón de moros porque los prefieren antes que a los hispano-parlantes.

Fue bochornoso. Y lo lamento por mis grandes amigos que tengo en esa bella y querida tierra en la que he vivido como nadie de sus playas y sus montañas, y de dos de sus grandes genios como Josep Pla y Salvador Dalí, que ahora los postergan porque a lo mejor son «fachas» (ahora todo el mundo es facha si no se somete al partido único).

Felipe VI ha de postrarse de rodillas ante las moritas, hacerles carantoñas, y sólo le faltó ponerse el velo o el burka de la sumisión. Cuánto daño hizo el mequetrefe de presidente con aquel Pacto de las Civilizaciones. Líbranos, Señor…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído