Santiago López Castillo

La Hoz y el Martini

La Hoz y el Martini
Representantes de Podemos y IU registran su proposición no de ley Agencias

Da gusto ver a los perro-flautas adinerados (todos lo son; hijos de papá). Y en especial a ese asociado ser que responde por Garzón, y es que no hay quinto malo. En todo caso, peor. Verle con su frac azul turquesa y su distinguida esposa de tul ilusión.

– ¿Cómo en El Escorial?

Yo creo que Aznar todavía se está acordando de Felipe II. Sin ir más lejos, mi hermana casó con un socialista redomado que sólo iba a por la pasta de mis padres. Y luego, mi progenitor -que se oponía al enlace- les hizo un bodorrio exclusivo para jefes y oficiales del Ejército en la capilla de Alberto Aguilera de Madrid. Y es que una hija es una hija y un mamón es un mamón. Pero a lo que iba: a la izquierda española le gusta más el boato que a un tonto un lápiz.

Cuando se restableció la monarquía en nuestro país (nadie gritaba lo «¡arderéis como en el 36!», los mozalbetes de hoy día sólo hablan de una dictadura y de un dictador, ya quisiéramos…), las fuerzas de izquierda se daban codazos y patadas en los huevos por epatar con la realeza. Mi amigo y vecino Manolo es un comunista convicto y confeso que tiene un chalé en la sierra de Madrid, un piso en la gran urbe y un apartamento en una determinada zona de la montaña matritense. Y tanto él como sus hijos, que son tres, gastan automóviles de marca, sin llegar a la alta gama pero mejores que el coche de San Fernando.

Dicen que le tocó la lotería porque era un simple empleado de una fábrica de camiones, a mucha honra, y exhibiendo siempre una bondad sin igual, justo es decirlo. Asimismo, en mi urbanización -de lujo, no lo oculto- han llegado perro-flautas con caravana y todo y coleta, que se me olvidaba. Van a los bares de lujo. Vociferan. Y exhiben la voz y el Martini, que es rojo, como todo el mundo sabe. Pero es lo que se lleva. Viven con lujo y sin recatos; cobran subvenciones porque -afirman- ayudan a los pobres, como el Papa Francisco, el comunista de Paco, Paco, Paco, que cantara Encarnita Polo.

Viven como Dios aparentando que no creen en nada. Sólo en sus bolsillos.

PD.- Enternece que los antifranquistas clamen por los pantanos con agua potable. El de la mofa, que fue un tal Franco, se debe estar descojonando de risa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído