ANTONIO BURGOS

¿No habíamos quedado en que el PSOE era la socialdemocracia?

"La izquierda, no, hijos, sois la leche. Los más habilidosos del mundo para dar la vuelta a los argumentos"

¿No habíamos quedado en que el PSOE era la socialdemocracia?
Pedro Sánchez (PSOE), en la portada de ABC del 5-09-2017. PD

Yo, de momento, me quiero declarar nación, que algo caerá. Me imagino que admitirán naciones unipersonales, ¿no? La cuestión es enredar

HABÍA visto la frase de marras, como de refilón, en algún telediario, en informaciones sobre un congreso regional del partido, un mitin, una convención de algo.

Pero este 5 de septiembre de 2017 me llamó especialmente la atención, pues venía en la foto de la portada de ABC, bien visible bajo la foto del modernísimo ambón de Pedro Sánchez, donde anunciaba la buena nueva de que estará a papitos con Rajoy como tantas otras veces anteriores lo estuvo su predecesor Zapatero, y probablemente para lo mismo: para engañar al PP y no cumplir nada de lo prometido.

La frase la viene utilizando el PSOE como arma de propaganda barata: «Somos la izquierda».

La izquierda, no, hijos, sois la leche. Los más habilidosos del mundo para dar la vuelta a los argumentos, de modo que al final siempre tienen la culpa ora el PP, ora Rajoy personalmente, ora Aznar, ora la foto de las Azores. ¡Hay que ver el juego que les sigue dando la dichosa foto de las Azores!

¿Quién les mandaría ir a las Azores, con lo lejos que están las Azores, y hacerse encima una foto?

A la foto de las Azores, sin ir más lejos, le están echando la culpa de la masacre terrorrista moráncana de Las Ramblas y Cambrils y a la manifa separata de Barcelona me remito.

No hay nada más socorrido que la foto de las Azores para eximir a los terroristas y eludir toda responsabilidad.

Lo de «Somos la izquierda» me deja completamente perplejo. Si los del PSOE son la izquierda, ¿qué son los de Podemos? ¿La izquierda de la izquierda?

¿Pero no habíamos quedado en que el PSOE era la socialdemocracia, tan necesaria por otra parte en España y en cualquier nación que quiera tener un consolidado y justo sistema de poderes y contrapoderes?

Si son la izquierda, es que han dejado de ser la socialdemocracia moderada que le dio la presidencia del Gobierno del Reino de España a González. Debe de ser cosa de lo que ellos mismos llaman «nuevo PSOE».

El que le dio el revolcón a Susana Díaz en las primarias. Tal revolcón le dio, que si hubiera sido una señorita torera en vez de una candidata, le hubiese fastidiado tres vértebras y tenido que operar el Doctor Trujillo, como a Manzanares.

Si los del PSOE son la izquierda, ¿qué son entonces esos separatas asilvestrados que se han tirado al monte de la independencia de Cataluña, que están rompiendo toda baraja y llevando al nacionalismo moderado al borde del abismo de una segunda edición de la proclamación del «Estat Catalá», esta vez sin el general Batet y sin Companys entre rejas?

Lo de «Somos la izquierda» me inquieta, porque con esta proclamación promueven una carrera en pelo de los que se creen más a la izquierda aún que ellos y que nadie. Arreón sin parada que nos está llevando con mucho cuidadito a la destrucción de cuanto hasta ahora entendíamos por España según la Constitución de 1978, que nos la quieren dejar tan lejana y sola como a la de 1812, al grito de «¡Viva la Pepa de la República Catalana!».

Pretenden una República Catalana que, a su vez, también quieren que tenga su Constitución de la Señorita Pepis, digo, de la Señora Colau, muy en el espíritu de algo que también repite Sánchez y que me inquieta tanto como su lema propagandístico de «Somos la izquierda»: la plurinacionalidad de España.

Todos queremos más. Las regiones quieren ser nacionalidades y las nacionalidades, estados. Sánchez ha cortado por lo sano:

«Todas las naciones son España».

Yo, de momento, me quiero declarar nación, que algo caerá. Me imagino que admitirán naciones unipersonales, ¿no? La cuestión es enredar. Y enredar de paso a Rajoy con la promesa de la revisión del modelo territorial. Para lo que quieren todos: echar a Rajoy y cuanto antes.

Así que insisto en mi idea ante el lema del atril de Sánchez:

«Somos la izquierda porque somos la leche».

Me recuerda la cancioncilla del frente en la película «La fiel Infantería» sobre la novela de García Serrano:

«Los de Barleta/ somos la monda,/ viva la madre/ que nos parió».

LA HISTORIA DE ESPAÑA EN 2 MINUTOS

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído