Salvador Monzó Romero

El desvarío

El desvarío
Salvador Monzó

El verbo «radicalizar» viene siendo objeto
De las críticas más virulentas. Responsable
Del atentado de Barcelona, muy amable
Con él no ha sido nadie. Ni el zurupeto,

Ni quien por sus contactos puede ser más fiable.
No obstante, como la Política es un gueto
En el que viven a sus anchas tanto el sujeto
Abyecto de la CUP, como otro indeseable

Del Rojerío-grana,… ¡Madre, llévame al río!:
Cogeré mis bártulos y me perderé en el mar,
Que en este arte u oficio he perdido mi fe.

Ahora resulta todo un tal desvarío,
Que desde el alminar hasta a los pies del altar,
De «radicalizar» se hace culpable… ¡al Pp!.

 

29. EL ESTOQUE

No sé de ningún afluente del río
De la Política que no desemboque
En Podemos, como el perro de san Roque,
Que en llevarle el pan ponía su brío

A diario, porque no le faltara avío;
Permítaseme que a un Santo evoque,
Pues Iglesias como ésta, sin un toque
De piedad, no sería tal, sino un baldío;

El caudal de Río Morado, sin el bloque
De sus dieciséis afluentes, vacío
Bajaría… Y por arte de birlibirloque,

Del que viene haciendo gala, este tío
Sin enmienda alguna y sin ningún retoque,
Puede acabar con cuerpo de alcornoque,

Y en el pecho, sin poder decir ni pío,
De su fiasco… ¡clavado el estoque!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído