Victor Entrialgo de Castro

La Cataluña okupa

La Cataluña okupa
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Oleadas de okupas de media Europa comenzaron a invadir Barcelona en los ochenta, veinte años despues okuparon su Ayuntamiento dejando en el cargo a una delegada de curso y durante todo este tiempo la Generalitat, contagiada, lleva años preokupando e los españoles e intentando «okupar» una parte de España que no es suya, tratando de expulsar de allí a millones de propietarios de una Nación secular.

Para ello los dueños del chiringüito siguen vendiendo a las masas algo que no es suyo envuelto en el señuelo de siempre, el enemigo exterior, la nostalgia sentimental y el ensueño de algo que nunca existió, para seguir explotando el negoci sin licencia y al tiempo ocultar su gestión delicitiva y ruinosa. Esa es justamente la estafa: vender algo que no te pertenece concurriendo engaño bastante y ánimo de lucro.

Lluis Llach, músico admirado y político ridículo, canta en un poético catalán que «el meu pais es tan petit…que cuando el sol se va a dormir no está seguro de haberlo visto» y ahora se dedica a desafiar como un caniche gritón a un imperio donde ese mismo sol no se ponía.

Comienzas haciéndole gracias a las masas y acabas cargándote el Estado de derecho. Ante la ruina económica, política y moral de su gestión, como Caligulas a lomos de Incitatus, están incendiando deliberadamente Cataluña desde hace tiempo, presos de su delirio, en una huida hacia delante como forma de borrar las huellas y quemar los vestigios de la corrupción y el «tresporcientismo».

Sólo la autoridad, la autoridad democrática pero autoridad al fin y al cabo, como la historia explica, podrá frenar esta paranoia y crear el precedente de autoridad legítima que España precisa ante tamaña cantidad de indocumentados, perroflautas y grillos políticos que pululan por España pretendiendo dividirla en función de su afán de poder y sus intereses.

Esa acción de autoridad legítima y ese precedente es justamente la que todos los que han crecido al abrigo del movimiento okupa, incluidos los separatistas, todos los se han envalentonando ante un Estado permisivo, financiador y consentidor cuya división buscan, están pidiendo a gritos.

Y ahora, después de años de provocación, de desafio y coñazo telediario, de perturbar la tranquilidad de todos los españoles, de la distracción de los fondos, las fuerzas y las tareas inaplazables de España y de los españoles, despues de todo eso, al dia siguiente de un acto de propaganda ilegal, ahora, una carta.

Una carta que es una burla más. Una carta que en realidad es un selfi . Un selfi con los sombreros, máscaras y disfraces de años de pujolismo tresporcientista y adoctrinamiento de Omnium cultural. La penúltima farsa de una prolongada desobediencia, la prevaricación y las amenazas de un intolerable desafio de los separatistas que, como niños consentidos piden a gritos que le marquen los límites de su berrinche retador que debiera conducir a Puigdemont y los suyos adonde el lector ya sabe y yo no ignoro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído