Víctor Entrialgo de Castro

Fin del secuestro de Cataluña

Fin del secuestro de Cataluña
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Aunque no con la indignación ni con el hartazgo el Gobierno con la Ley en la mano y pase lo que pase después, se dispone a intentar poner fin, por fin y por las buenas al secuestro de Cataluña. Aunque los contumaces separatistas siguen conservando rehenes.

El Conseller de Salud de la Generalitat ha cesado «durante unos dias» a los directores de los Centros de Salud. Van a meter los colegios en los centros de salud para dificultar la labor de las fuerzas del orden, que están obligadas a cerrarlos por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña mientras Puigdemont, el títere que quiere ser héroe, cita a los responsables de los colegios catalanes para que pasen por la Generalitat y faciliten sus datos para comprobar así cuales son los afectos al Régimen. Ni Goebbels llegó a tanto.

El guardia Trapero dice que se muestra reticente. ¡Cómo que reticente! usted cumple las órdenes de sus superiores y punto. El Conseller de Interior Joaquin Forn, nombrado recientemente para violentar la Constitución, advierte ya de los desórdenes públicos que ellos mismos han provocado y Puigdemont convoca la Junta de Seguridad a la que acude de buena fe el Ministerio del Interior a pesar de los defectos de forma en la convocatoria, a la espera de cual será la próxima provocación.

Mientras, los titiriteros Iglesias y Sanchez viven en el limbo de su permanente e irresponsable campaña electoral, agazapados con su insufrible impostación y ambigüedad para llegar al poder en lugar de cerrar filas con la Nación. Como los separatistas, éstos son apátridas a tiempo parcial. Patriotas para cobrar y ambiguos para medrar.

La equidistancia preelectoral de Pedro Sanchez, en su tienda de campaña tiene funambulistas como Margarita Robles que, con las responsabilidades que tuvo, dice a estas alturas que el Gobierno tiene que dialogar de aqui al domingo. La manipulación política comienza pervirtiendo y retorciendo el lenguaje y en ésto Sanchez e Iglesias son maestros. No hacen otra cosa.

De este modo, la fuerza que precisa el Estado español para poder moverse es mucha. No sólo tiene que hacer frente a golpes de estado sino que encima tiene que remover los obstáculos que pone esta gente que se han entregado como rehenes voluntarios. Si no apoyas a la Nación de la que cobras cuando vamos todos a una, por lo menos no estorbes.

Y es que estos dias, por más que hago esfuerzos para situar a la portavoz de Podemos junto a Donald Trump no puedo. No puedo imaginar a Irene Montero en la Casa Blanca, aunque como español su presencia en el Parlamento español me avergüence.

Y el que faltaba, el President Ninot valencianista funambulista, el que ha puesto más chaquetas que Manolete, con la que está cayendo y en plena inflamación, prende las fallas y dice que a partir del dia 2, hay que crear sobre la marcha, mientras duran las algaradas, un nuevo modelo territorial de España y reformar la Constitución.

Este pais está secuestrado desde hace mucho tiempo por unos ambiguos separatistas que encima han cogido un montón de rehenes políticos, entre ellos una panda de dirigentes absolutamente irresponsables que emplean la equidistancia y la mentira como armas para llegar al poder. Pero en una situación absolutamente excepcional como el secuestro y la apropiación de Cataluña, hay algo que no es posible: La ambigüedad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído