La Marea de Pérez Henares

Que hable el pueblo, pero todo el pueblo

Lo que ha sucedido ya, lo que va a suceder este fin de semana y lo que nos aguarda a partir del 1 de Octubre es el episodio más grave, con la salvedad del 23-F, por el que ha atravesado la Democracia desde su sufrida restauración en España. La amenaza es letal para nuestra Constitución, la que nos trajo las Libertades, y, aunque se olvide, las Autonomías, para la propia unidad de la nación y para la soberanía del pueblo español, tan dolorosamente conseguida tras 40 años de dictadura.
La falacia sobre la que el separatismo, y sus cómplices podemitas, tanto allí en Cataluña como en el resto de España, sustentan todo su mentiroso edificio es el presunto “derecho a decidir”. Un derecho exclusivo y excluyente de ellos solos a votar sobre en este caso Cataluña, luego una riada de territorios irían detrás, sin que el resto de los españoles podamos rechistar siquiera. De hecho sin que puedan hacerlo incluso los que en esos lugares se oponen a sus designios.

En síntesis su “derecho a decidir” es apropiarse del de todos y expropiárnoslo a los demás. El apoyo de la extrema izquierda, con los filoetarras del Bildu se daba por descontado, no ha supuesto ninguna sorpresa en realidad, pero el destape y la caída de caretas de Iglesias @Cia añade gravedad al asunto y alerta del acuerdo de fondo entre ellos y los separatistas para reventar y hacer volar por los aires todo el edificio de convivencia y progreso amparado por la Constitución del 78, en cuya destrucción se afanan juntos. En ese brete esta la Nación española. El derrumbe de todo nuestro sistema democrático, nuestra vertebración como Estado y nuestra soberanía como pueblo.

Reclaman los separatistas, jaleados por los podemitas, el que “dejen votar”. Pues bien, sí. Creo que es llegado el momento de hacerlo. Pero de hacerlo todos, no solo el voto abusivo de ellos en exclusiva sobre lo que no tienen derecho a decidir, sino el voto soberano de todo el pueblo español y darle cuanto antes la voz a ese pueblo al completo, catalanes incluidos por supuesto. En este momento decisivo es el pueblo quien debe hablar y decidir y parece cada vez más claro que será imprescindible consultarle, escucharle y luego obedecer lo que las urnas dictaminen.

Estamos en una situación que va a marcar nuestro futuro, nuestra vida como nación pero también nuestro quehacer cotidiano. Quizás aún no nos demos cuenta pero por delante puede abrirse un torbellino de tal magnitud que nos engulla en una espiral huracanada y nos lleve al peor de los dramas colectivos y personales. Hoy a muchos les resulta inimaginable que esto pueda suceder en España, que nos pueda suceder a nosotros. Pues bien, está ya sucediendo y es mucho peor lo que puede suceder mañana.

A ver si nos vamos enterando, que me parece que lo hemos ido haciendo y que la población, ahora sí, es cada vez más consciente de lo que está pasando y lo que está en juego. Y que esto no es precisamente ni por lo más remoto precisamente un juego, ningún juego. Aunque algunos lo pretendan y lo sigan haciendo, con saltitos a un lado o al otro, con el sí pero no y a ver que tajada saco. Pedro Sánchez es el ejemplo de esa actitud –por cierto que a quien cada vez se asemeja mas es a la del Mayor Trapero de los Mossos con sus decires de Si que después son PERO para siempre acabar hechos NO- ambigua y diletante que lastra y debilita no a Rajoy o al PP, sino al Presidente y al Gobierno de España y a la defensa de la propia Nación, su razón de ser y sus leyes. El si de Sánchez, como el de Trapero, es que resulta que luego a la hora de la verdad ya no solo no apoyo es que me opongo a lo que hagas y hasta, si puedo, lo impido.

De todo ello es urgente que hable y se exprese en urnas el pueblo. Que tanto en toda España como en Cataluña, en unas elecciones generales y en otras autonómicas, la ciudadanía vote y emita juicio sobre lo que ahora estamos viviendo, la responsabilidad de cada cual y el camino a seguir en el futuro. Cada vez más me parece, más allá de cálculos partidistas, la mejor y más democrática salida. Nada mejor que ello nos permitiría saber donde estamos y como podemos salir adelante. Mucho mejor seguir, pasado mañana, en este convulso marasmo cada vez más turbio y más amenazante. Ya para todos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído