Santiago López Castillo

La Cataluña robada

La Cataluña robada
Un maniferstante indepentista con su hijo, en Cataluña. CT

Basta ya, memos de palacio y barretina. Y de la torre. También de la puta, signo de distinción de los señoritingos de derechas, que ahora tienen derecho a decidir la dirección de una polla. Pues miren, mitómanos catalinos: ustedes adeudan al Estado la nada desdeñable cifra de 52.400 millones de euros. Y vengan «embajadas», y nepotismo desilustrado (no conocen la historia), y visitas y más visitas por el extranjero, como si fueran nación, con Antoñita la fantástica de presidenta del Parlament, cuatro sectarios con butifarra y barretina. Mientras, las farmacias se desnutren de medicamentos y las empresas levantan el vuelo ante esta revolución inventada y ya no cabe un moroso más.

Pero callan el saqueo de los Pujol. Lo importante es el Palau y el FC Barcelona, que es más que un club por lo sectario y prepotente, con un tal Piqué al que se le derriten las mientes por su nacionalismo. Deberá ser por las calenturientas contusiones de Shakira con sus correspondientes gorgoritos. Callan los robos a manos llenas de Pujol & cía., ¡viva el 3%! ¡Qué digo el 3, si fue el 6%! La pandilla de Jordi y el trinque -según han revelado los medios- eran conocidos por la «Sagrada Familia», con Gaudí de contemplador; qué buen epíteto para una corte de cristiano-demócratas, ora pro nobis.

– ¿Qué dicen de mí los socialistas…? -me preguntaba Jordi Pujol cuando venía a Madrid a los plenos del Congreso.

No los tragaba. Pero le salvaron de Banca Catalana. ¿Qué frágil es la memoria de los independentistas de salón? Manipular a unas mentes tiernas, de 5 ó 6 años, infanticidio, criminalidad. Cataluña, juntamente con las provincias vascongadas, fue la región más potenciada por el franquismo. Allí se instaló la SEAT, y de allí salieron los fornidos 600 que aun hoy -tal vez de forma nostálgica- todavía ruedan algunos por nuestras carreteras. Y la industria textil. Y el turismo que agrupaba el deporte de invierno de Baqueira/Beret. Impulsor de la industria turística fue Fraga Iribarne con los atrayentes paradores (ahora se ha remozado el de Lérida) y aquel eslogan que dio paso a un concurso televisivo titulado «El amor se da cita en Playa de Aro».

Y sobre el idioma, jamás el catalán fue prohibido por el régimen. Cosa bien distinta era considerarlo lengua oficial como contempla la Constitución del 78. Y los cantantes cantaban en catalán (Luís Llach, Raimon, Serrat, María del Mar Bonet …).

Cataluña, en fin, nunca fue robada. Unos compatriotas sí robaron a manos llenas las arcas en pos del independentismo. Tristeza me da ver el espectáculo de estos fanáticos nacionalistas y, sobre todo, poniendo a unas criaturas de escudos humanos. ¿Dónde están esas asociaciones de padres y esas feministas que dicen defender a los hijos? Compruebo la propensión a la cursilería de la izquierda añorante y su amor a la más huera solemnidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído