Jesús Millán Muñoz

Cataluña: Curar heridas

Cataluña: Curar heridas
España y Cataluña paz

Este artículo se debería titular «cómo curar heridas, cómo no crear más, cómo volver a la racionalidad y al sentido común».

Hace más de veinte años, tenía una máquina de juego de ajedrez y jugaba con ella. No recuerdo bien, pero incluso en los niveles más bajos me ganaba casi siempre. Lo que llegué a la conclusión, además de ser un consumo de tiempo excesivo e innecesario, que mi capacidad de razonamiento-entendimiento-inteligencia, es y era limitado.

Por lo cual, ante los graves problemas que están sucediendo en mi sociedad-país, debo aceptar que no tengo la suficiente inteligencia para abordarlos, y como en otros artículos, que he hecho públicos en este medio, no tengo suficientes conocimientos de teoría sociopolítica y anexos para abordar multitud de temas, y desde luego, tampoco sé «datos y hechos suficientes de la realidad sociopolítica y temas conexos».

Por lo cual, todo lo que aborde, será muy limitado, pero al menos, yo sé que mis esquemas y concepciones son limitadas, pero quizás, otras personas, no lo saben, siendo tan deficitarias como las mías o más. Por tanto, ante el huracán-seísmo-terremoto en el que estamos incrustados, quizás, puedan servir algunas frases de reflexión, aunque cada vez, me temo que con menos eficiencia-eficacia.

– La concepción de un Estado, no es una cuestión irracional, sino una combinación correcta de irracionalidad (sentimientos, pasiones, deseos, emociones, frustraciones, heridas, traumas, voluntad, querer-quereres), pero que van equilibrándose con la racionalidad (la captación y percepción de la realidad lo más real y justa posible, con el saber ortodoxo en todas las ciencias sociales que intervienen en esta cuestión, y con la inteligencia y el entendimiento y la voluntad adecuados).

Si no existe un equilibrio entre la racionalidad y la irracionalidad, se produce la hecatombe. La segunda guerra mundial, mostró y demostró, que se pueden tener fines-metas irracionales, y ser llevados con los medios e instrumentos de forma racional. La solución final, por ejemplo, como meta-fin, es y era no solo irracional, sino salvaje-cruel-injusta-inconcebible, no hay adjetivos suficientes, pero se llevó a la práctica con una racionalidad instrumental casi perfecta.

Secesionar hoy un Estado Occidental, con Derechos Humanos, Constitución Democrática, un Estado que lleva siglos formado y conformado, etc., en varios Estados, es una meta irracional, con consecuencias imprevisibles a corto y medio plazo, y que se puede estar llevando, conduciendo por los promotores de esta idea, con una enorme racionalidad e inteligencia. Cosa que habría que indicar, los que han proyectado este plan en la Piel de Toro, son enormemente inteligentes, y yo aquí en esta cuestión, me tengo que quitar el sombrero. Pero el plan en sí, a mi modesto entender, es una irracionalidad que nos puede conducir a la hecatombe, ahora, y aún más en las próximas décadas. Porque no olviden en el tablero sociopolítico existen docenas y cientos de jugadores y de variables, y cada uno con sus intereses, es decir, con sus metas racionales e irracionales.

– Si admitimos la definición de Estado de Heller, como una «unidad de dominación, independiente en lo exterior e interior, que actúa de modo continuo, con medios de poder propios, y claramente delimitado en lo personal y territorial».

Nos damos cuenta, si es que queremos hacerlo, que un Estado solo es de verdad Estado, si tiene, no solo una voluntad de ser Estado, o sus habitantes, todos la tengan, sino que además, tenga suficiente fuerza-poder, para tener un lugar independiente de verdad en el mundo.

Lo diré de otra manera, se citan estas semanas y meses, que una parte de la población, de una región o de varias regiones de la Piel de Toro, quieren ser Estado, y citan como ejemplo, algunos países-Estados de Europa. No citaré nombres, que serían similares a los de ellos. Pero esos Estados que se citan, son semiestados, porque no tienen suficiente soberanía, por ejemplo, no tienen y no podrán tener nunca un ejército suficientemente disuador, porque no tienen suficiente territorio, no tienen suficientes habitantes. Las dos guerras mundiales del siglo veinte mostró esta realidad hasta la saciedad…

– Es más, España, supongo que no será un delito utilizar este nombre, es un Estado de tipo medio. Tenemos soberanía, tenemos poder, tenemos territorio, tenemos habitantes, tenemos riqueza, tenemos de todo, pero a medias. Comparados con otros. Por tanto, somos «queramos o no, un semiestado».

Si España se divide a un plazo, a corto tiempo, en dos Estados, y dentro de diez o quince años, en tres o cuatro Estados. O la Península Ibérica, contando Portugal, se divide en tres o cuatro o cinco Estados, la debilidad para Europa, incluso si estamos en Europa, y Europa se hace de una vez para siempre, la debilidad del flanco suroeste para Europa, será enorme. Tanta debilidad en esta frontera, será un peligro enorme para el presente y el futuro. Recordemos a Roma antigua. La debilidad para Europa será enorme, pero también para Occidente, incluso para Estados Unidos, que tendrá otro problema añadido dentro de unas décadas…

Tomemos el caso de la India, formada por docenas de religiones, cientos de lenguas, docenas de etnias, pero lo conforman un territorio enorme y una población enorme. Y por tanto, con todas sus deficiencias es un Estado que irá a más. Pero dividida en varias docenas de reinos antes de la dominación británica, eran microestados. Y por eso fueron dominados. Pero ahora que forman o conforman un Estado Indio, ya si son un Estado y por tanto, tienen la plena soberanía en todos los parámetros y valores y variables de un Estado… Ahora el Imperio Británico no sería capaz de colonizarlos.

– No sé lo que pretenden algunas burguesías de algunas regiones de la Península Ibérica, con desear y querer formar-tener un Estado, no sé lo que pretende algunos lideratos, de algunas izquierdas intentando que el proletario y el pueblo y el territorio y la riqueza se divida en varios Estados. Pero creo, que ambos se equivocan, pero el error tendrá consecuencias imprevisibles e impredecibles…

En el proceso de descolonización del siglo veinte, se independizaban territorios que eran más pobres que las metrópolis, aquí en la Piel de Toro, se quieren hacer Estados territorios que son más ricos que el resto.

No se entiende, o mi inteligencia no llega a comprenderlo, por qué, partidos que dicen defender al pueblo y al proletario, están de acuerdo, directa o indirectamente, con que el Estado se divida en varios Estados, sabiendo que si se hace, el pueblo vivirá peor, porque tendrá menos recursos, a más división menos recursos, especialmente para ciertas regiones de la Península. Es decir, a no ser, que después, cuándo se entre en un proceso de pauperización de muchas regiones, que no pueda pagar-mantener el Estado del bienestar, la gente desesperada «le den el voto a posiciones no moderadas…». Es decir, la ganancia del pescador de tiempos revueltos. A no ser, que así sepan que se crea una «situación prerrevolucionaria para ser el caldo de cultivo de experimentos sociopolíticos a gran escala». A no ser, que esto responda a traumas-heridas muy profundas de algunos liderazgos… por favor, nadie, individuo-colectivo-entidad-organización-ideología, quiera ser el Lenin subido al tren, por favor…

– Kelsen nos diría, si lo interpretamos correctamente, que el Estado es el espacio tiempo dónde se aplica el Derecho.

Si se rompe-destruye el Estado y por tanto el Derecho, las consecuencias, reitero y repito pueden ser impredecibles e imprevisibles y, enormemente injustas y, con una gran vulnerabilidad-incertidumbre para toda la población, para grandes masas de la población. Y es más no sabemos como van a responder las masas, masas que ahora están calladas, masas de algunas regiones cuando vean que su estado del bienestar desciende ostensiblemente en unos años… Y eso, es lo que va a suceder, o eso dicen y predicen los economistas.

Y hoy la vulnerabilidad-imprevisibilidad-incertidumbre, en un mundo globalizado, crea el hambre, porque cualquier sociedad-territorio-Estado se descapitaliza en unas semanas. Y por tanto se crea más desempleo, más hambre en definitiva, entrando en una espiral de pobreza-desaliento-angustia-desesperación, etc.

Todos unidos, todos los que conformamos el actual Estado, con nuestras pequeñas diferencias, podemos tener una esperanza de futuro, separados-secesionados se abren enormes incógnitas, incluso de balcanización de la Península Ibérica, en un plazo medio de tiempo.

– Para terminar, y no cansar más, creo que muchos han, mal leído a Maquiavelo, Maquiavelo se dio cuenta de la necesidad de la unificación de Italia, no la secesión aún más de la Italia de su siglo, por eso, decían que alababa en privado y en público, a Fernando, rey de Aragón, porque unificó España junto con una tal Isabel, que tantas ampollas crea en muchas cabezas.

Por favor, solo tenemos la paz, la paz sociopolítica, para tener un futuro con esperanza, para que nuestros hijos, nietos, biznietos, tataranietos puedan abordar sus realidades con esperanzas. Por favor curemos las heridas, por favor, no permitan que surjan nuevas heridas, por favor, olviden los que les sucedió a sus abuelos o bisabuelos hace ochenta años, y piensen más bien en sus nietos posibles… La paz es la que cura las heridas, la paz sociopolítica la que evita que surjan nuevas, la paz es el único instrumento que crea pan, pan y riqueza en abundancia. PAZ(X)N.

El futuro de Europa, lo real y progresista es unificar Europa en un Estado, y cuántos menos Estados conformen esa unidad, más fácil será la unificación, más posible, y más rápida, porque no tenemos tanto tiempo para unificar… Ese futuro es lo mejor, para todas las regiones de Europa, para todos los ciudadanos de Europa, para todos los proletarios y clases medias y pueblos y clases bajas y clases altas de Europa. O esto o nada, o esto o casi nada, para no ser tan pesimistas.

Hay que plantearse seriamente, si en Celtiberia-Ibería-Piel de Toro-España-Hispania-Tierra de los Conejos, una parte de la población ha caído en una semilocura colectiva. Nadie se ofenda, pero esta es la pregunta de fondo que pende como espada de Damocles.

El futuro de la especie humana, es que el mundo se transforme en tres o cuatro Estados, en un plazo medio de tiempo, cincuenta años, por ejemplo, si es posible, solo un Único Estado Mundial, el futuro es ese, no que el planeta de doscientos Estados actuales llegue a trescientos o cuatrocientos, porque eso sería que demasiadas personas están jugando al ajedrez del mundo, y posiblemente nos extinguiríamos como especie…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero

El youtuber Wismichu le rompe una botella en la cabeza a otro joven en una acalorada discusión por Cataluña

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído