Raloch

Reclamo al Estado

Reclamo al Estado
Puigdemont y rajoy

deberán tomar decisiones drásticas (¿me rio?), frente a lo que amenazan hacer otros, o el país, muy probablemente, salta por los aires.

El Gobierno ha logrado (algo es algo), la repudia manifiesta y pública de las fuerzas de seguridad del Estado, por su comportamiento con ellas, pues ha llegado a rebajarse y pedir disculpas por su actuación, moderada y muy paciente, ordenada por él mismo, en defensa del orden constitucional.

Al tiempo aprueba un decreto-ley exprés para facilitar la salida de empresas de Cataluña. En vez de dar seguridades a las que están, les incita a que se vayan. Les ayuda a irse por lo que pueda ocurrir, ¿en qué cerebro cabe?

Claro que el Presidente ha repetido varias veces, poco más o menos textualmente, que hará lo que tenga que hacer, del modo que lo tenga que hacer y cuando lo tenga que hacer. Como es tan misterioso, quizás tenga un plan súper secreto (si es así le pido disculpas por desconfiar), por el que acaben dándole el premio Nobel a la Sagacidad y Decisión. La otra posibilidad es que esté actuando como un ilusionista, y en el momento oportuno saque un conejo de la chistera, cosa improbable, porque no usa prenda de cabeza.

Los secesionistas siguen a los suyo. ¿Que se vayan empresas y Cataluña se empobrezca? No hay problema. La burguesía seguirá viviendo bien y a los anti sistema e izquierda radical les conviene. A los primeros porque incluso en los países más pobres, la oligarquía vive a cuerpo de rey. A los segundos, porque la miseria del pueblo les facilitará instaurar su República Democrática Popular, donde yo mando por tu bien y tú te callas porque no entiendes que te hago un favor.

¿El reconocimiento internacional? Dudo que Venezuela, Cuba y Corea del Norte no la reconozcan. Por otro lado, y mucho más importante, tenemos a Rusia; no creo que se lo niegue, porque sería una forma de socavar a un aliado tradicional de los EE. UU., además se encontraría con un apetecible mercado y un apoyo en el otro extremo de Europa, volcado en el Mediterráneo. No nos olvidemos tampoco de algún país islámico del Golfo Pérsico; Cataluña siempre a mimado a la inmigración islámica, es una verdad indiscutible (y no tengo nada contra esa gente), hasta hubo (no sé si sigue), un movimiento para transformar la plaza de toros de Barcelona en una mezquita; a ellos les sobra el dinero y necesitan espacios europeos donde sus ciudadanos estén como en su casa y puedan continuar su expansión. Esos países para empezar. ¿Y después……? Todo es cuestión de conveniencias.

Frente a este panorama, y ante el asombro de gran parte de la población, los cabecillas de la rebelión siguen actuando y luciéndose tranquilamente, como en un plató de televisión. Hacen bien, si les dejan, la culpa no es de ellos.

Como ciudadano español presento dos reclamaciones al Estado.

Primera. Que se evalúe el coste total del envío de las fuerzas de seguridad a Cataluña, y que el mismo se satisfaga a cargo del patrimonio de todos los cabecillas, en mayor o menor grado, secesionistas. ¿Qué se quedan con una mano delante y otra detrás? Es su problema, haber pensado las consecuencias antes de actuar, son mayorcitos. Es injusto y no admito que mis impuestos se gasten en solucionar los problemas que ellos, en su prepotencia y arrogancia, han originado. ¿Desplantes y chulerías?, que cada uno se pague sus caprichos.

Segunda. Todos los responsables, en cualquier grado, a la cárcel de inmediato, con las mayores penas posibles, y a cumplirlas en su totalidad. Es injusto lo contrario, y nada de al cabo de unos pocos años, indultos o amnistías por «conveniencias políticas» (con frecuencia partidistas camufladas), del gobierno de turno.

Reclamo al Estado lo que los gobiernos prometen dar al pueblo, JUSTICIA.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído