Salvador Monzó Romero

Del viento de levante al ábrego

Del viento de levante al ábrego
Salvador Monzó

I.- (Escrito hace una semana).

Me juego lo que queráis que esta panda
De forajidos independentistas
Duerme en la cárcel como la ley manda,

Por necios ellos y ellas por listas,
La cama dura y fría la sopa,
Que es lo que logran los soberanistas

Por tercos atacar a quemarropa
La indisoluble unidad de España:
-Suena a aquello de ¡joder qué tropa!;-

Visto cómo abunda tanto la saña,
Quien sabe más por viejo que por diablo
Y que no le va mal el dar caña,

Se pregunta si sólo en un establo
O una pocilga cabrá tanto chivo
Cornudo y tanta cerda… No hablo
Más, y con esto acabo este retablo:
¡Pronto cada mochuelo a su olivo!.

 

II.- (Escrito esta madrugada).

A los «cagoners» les priva,
¡Joder!, de en cuando en cuando,
Exhibirse como víctimas;
Si les cargaran el iva,
Con el «ordeno y mando»
De la Hacienda, otras líricas
Cantarían los adictos
A la absurda pendencia
De avivar los conflictos
De eso de la Independencia;

Como se encuentran a gusto
Defecando todos juntos
En el mismo orinal,
No hay quien les mueva el busto,
Y cerca de ser difuntos,
Esto ya huele fatal;
Si no se levantan pronto
Y en él siguen con orgullo,
No obtendrán otro monto
Que acabar en el trullo;

Pero eso de que un día
En un rincón o una plaza
Les levanten una estatua,
Recordando su porfía
Por enaltecer su raza,
Eso, ¡coño!, es de fábula;
Tirar más del repertorio
Tan abundante de tacos
No hay porqué, pues es notorio:
Más que víctimas,… ¡son cacos!.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído