¿Y los medios de comunicación dependientes y al servicio de la Generalidad?

‘Banquillo’ para el Parlament

Porque el Puigdemont y toda su cuadrilla se siguen choteando y más con el 155 en vías de aplicación

'Banquillo' para el Parlament
Carles Puigdemont. EF

España está al borde saltar en pedazos y quien la va a poner en el abismo es Pedro Sánchez, compañeros y compañeras, socialistos y socialistas, españoles y españoles y tontos/as del culo

Usted es lego en la materia, pero el sentido común le dice que no hay que reponer el banquillo de la Generalidad sino meterles en la trena. ¿No andan esos dos mafiosos, los Jordis, en Soto del Real? Pues eso. Porque el Puigdemont y toda su cuadrilla se siguen choteando y más con el 155 en vías de aplicación. Menudo castigo para aquellos ministros o autoridades públicas que tengan que asumir las competencias señaladas. Será peor que ir a galeras. ¿Y los medios de comunicación dependientes y al servicio de la Generalidad? Es igual que la aplicación de la enseñanza. Se tardaría un siglo para desandar el adoctrinamiento de varias generaciones.

La TV3, en un alarde «objetividad», tituló la magna manifestación por la unidad de España con «unos cuantos miles de falangistas» y eran un millón. Y eso que la mayoría de los medios nacionales -no digamos los catalanistas-, en un alarde de irresponsabilidad, siempre juegan a favor de los secesionistas cuando no de los terroristas. Sin ir más lejos, la rueda de prensa de Rajoy tras el Consejo de Ministros extraordinario para que se aplique el 155. Cómo tiraban los supuestos colegas para Cataluña; es que viste mucho ir contra el Gobierno y la dictadura de Franco, quien creó todo el tejido industrial que hoy todavía sobrevive en aquella comunidad.

Ya lo advirtió una «plumilla» ante el presidente en la rueda de prensa de la Moncloa. Que, posiblemente, las medidas que se desprendan del art. 155 de la Constitución produzcan el efecto contrario; es decir, que las hordas se subleven aun más y originen más disturbios manipulados de otras manifestaciones pretéritas. Y si hay heridos, caerá con todo el quipo la denuncia a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, los que no pueden llevar a sus hijos a los colegios porque son tachados de «fascistas».

Entretanto, el asesino Otegui se relame sus fauces contemplando el panorama sobre el punte, del puente-aéreo Madrid-Barcelona, me refiero, y ya diseña la revolución para el País Vasco (dígase vascongadas) hasta que llegue la independencia del cantón de Cartagena.

En definitiva, y sin ser augur, el panorama que se avecina no es nada bueno. España está al borde saltar en pedazos y quien la va a poner en el abismo es Pedro Sánchez, compañeros y compañeras, socialistos y socialistas, españoles y españoles y tontos/as del culo. Aguarden, que me apeo en la próxima estación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído