Santiago López Castillo

Toda esa caterva

Toda esa caterva
Santiago López Castillo. PD

La verdad es que te pones a contemplar el panorama político que nos circunda y se te cae el alma a los pies. El que tiene alma, claro. Porque asistimos a una desnudez de ideas preocupante. Todos reniegan de Franco y todos son del género de la titulitis con carrera y sin dar un palo al agua. Todos fueron de cabeza a la mamandurria de la política. Y cuando llegó la troupe del 15-M, creímos, como pregonaban, que iban a escudriñar la casta. Y ahora la casta son ellos. Sabemos que hay jueces y polvos en las togas porque las rejas se han hecho para ingresar a los del PP. Los coletas, colau y anti todo se han alzado con el santo y la limosna, aunque sean agnósticos, y se están forrando y ocultando sus haberes parlamentarios. Y venga casta florida.

En mis casi cuarenta años como director de TVE en las Cortes, nunca ví una cosa igual. Ya lo decía Horacio: medici, mimae, baladrones, hoc genus omnes; o sea, mendigos, mimos, bufones, toda esa caterva, asomaos al doloroso teatro del mundo. Se soliviantan si un incumplidor de la ley -siempre que sea de izquierdas- es encarcelado, luego «preso político». Es admirable la solidaridad que tienen estas gentes para con sus colegas, compañeros y compañeras, socios-listos y socia-listas, y en especial Pedro Sánchez que produce carcajadas de cuarto de carrera cuando habla de 40 años de dictadura con Franco y sus padres le dieron dos carreras, qué malo era el general, que sólo le ha servido para decir no es no y sí también es no. (Pronto dejará colgado de la brocha a Mariano Rajoy del que en su momento hablaremos).

Se puede ser de cualquier idea y de cualquier calibre. Pero respetando las formas. Por la banda izquierda corrieron Anguita, el bellotari Rodríguez Ibarra y hasta el asesino de Paracuellos que creo que era Santiago Carrillo y que, «en represión», su hijo, sectario de cuna, alcanzó el grado de rector de la Complutense. La izquierda, que siempre ha presumido de enarbolar la bandera de la democracia, y con ella, la cultura, está siguiendo al pie de la letra el ideario de Lenin: corromper la juventud; controle los medios de comunicación; divida la población en grupos antagónicos; destruya a sus líderes e instituciones; promueva huelgas, aunque sean ilegales; contribuya a destruir los valores morales de los gobernantes… Para concluir:

– «La democracia es una lacra de la burguesía» (Lenin, 1913).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído