Análisis

Sobre el Estado

Sobre el Estado
Poder, políticos, Gobierno, Estado y empresa. PD

Ante las circunstancias y avatares tan dramáticos que están sucediendo en Celtiberia-Piel de Toro, quizás haya que reflexionar sobre algunas cuestiones mínimas de Estado y de filosofía sobre el Estado.

– El Estado es una construcción-invención-diseño humano, para que los humanes vivan-existan mejor o con más garantías de seguridad y de derechos.

Es obvio que una ciudad-protoestado ibérica prerromana tenían sus habitantes menos territorio, menos habitantes, y por tanto, menos seguridad y menos derechos a y en todos los sentidos, que esa misma ciudad-Estado y territorio incardinado en el imperio romano.

La evolución del Estado, sin contar todos los avatares de la historia Europea o de la Península Ibérica, es «hacia unidades supraestatales, o Estados más amplios en territorio, habitantes, y por consecuencia recursos naturales y culturales y sociales, es decir, más seguridad y derechos».

Por tanto, secesionar un Estado como el español, que existe desde hace siglos, y desde la caída romana, ha estado intentando ser y estar, por ejemplo, la etapa visigoda, con todas sus limitaciones. Pero secesionar un Estado como el que habitamos, hecho y deseado desde hace siglos, en evolución desde hace siglos, un Estado democráticos y con Derechos Humanos, es un error tan grave, desde el punto de vista táctico y estratégico, que las consecuencias pueden ser tan tremendas y tan negativas, que no podemos imaginar.

– Reinterpretando a Hegel, podríamos pensar, que una idea o ideas se incrustan o materializan en la historia, o en la Historia, con y por el Estado.

El Estado lleva en sí y por sí, incluidas multitud de ideas-conceptos-enunciados, que son humanos, debidos a la imaginación-creatividad humana, y se meten en la historia a través del Estado. Es decir, se materializan. Si alguien, persona individual, luego formando colectivos, después parte de la sociedad, cree «que los animales tienen que tener algunos derechos». Puede llegar el momento y tiempo, que la sociedad, a través del Estado incrusta-materializa-cristaliza esa «idea-enunciado-concepto-máxima», en la historia, a través de la incardinación del Estado.

Por eso, lo percibimos en docenas de miles, las «ideas-conceptos deben ser lo más verdaderos y bondadosos y útiles y racionales posibles», con más prudencia y sentido común. En la historia humana, se pueden meter-cristalizar-materializar grandes ideales, por ejemplo, los Derechos Humanos, pero también grandes catástrofes sociales, la solución final por ejemplo, concepto diseñado hacia los años cuarenta del siglo pasado, en algunas zonas de Europa.

Y entre estos dos extremos de grandes-egregias ideas-conceptos y miserables-crueles-dramáticos conceptos e ideas, pueden y existen multitud de matices-grises-colores. Es decir, ideas-conceptos-enunciados que pueden ser y son, en mayores grados acertados o desacertados, erróneos o verdaderos, útiles o no-útiles, con futuro o sin futuro, creadores potenciales de felicidad o de infelicidad.

– El Estado es la consecuencia de docenas y decenas de generaciones, de siglos de evolución y progreso y búsqueda. Por tanto, el Estado actual de Celtiberia, es la evolución de siglos, y por consecuencia, no solo nos pertenece a los presentes, que duramos un tiempo limitado en este territorio-sociedad-tierra y en este Estado, sino también a los del pasado y a los del futuro.

O dicho de otra manera, y forma, somos herederos de siglos de evolución, de lágrimas y alegrías, y debemos dejar a las generaciones futuras, darles el testigo, de lo mejor que tenemos, para que ellos y ellas puedan seguir viviendo, en una realidad-entidad, que denominamos Estado, un artilugio en definitiva, una megaempresa, para que ellos tengan los máximos derechos y seguridad posibles. Y esto, esto solo es posible, si el Estado, es lo más extenso posible en territorio, habitantes, recursos humanos y naturales y sociales y culturales y económicos.

Una parte de habitantes y una parte de ese territorio de ese Estado, que es heredero de siglos, y es heredero de docenas de generaciones, y heredero de miles y docenas de miles de interrelaciones ante la historia. Una parte de un territorio y una parte de esos habitantes, no tienen derecho, a decir, que se van del Estado, para formar otro. No es justo, no es equitativo, no es verídico, no es verdadero. Y puede tener además consecuencias impredecibles negativas ahora y en el futuro…

Más en Estados que llevamos siglos unidos, que formamos una unidad, con pequeñas diferencias, que nos hacen estas diferencias mejores, y que todos tenemos derechos a vivir y existir con las mayores garantías y no con menos. Además, los que se quieren ir, son las zonas más ricas económicamente de ese Estado. Y además, dejando en el aire, futuras anexiones de otros territorios. Lo cual, llevaría a posibles conflictos entre Estados del antiguo Estado. Es decir, dejaríamos a las generaciones futuras una posibilidad de balcanización. Cosa que hemos visto y padecido durante siglos, en la Edad Media, en la Península Ibérica y en Europa.

– Parece imposible, que los sentimientos-afectos-pasiones, es decir, el mundo irracional controle-manipule-dirija al mundo racional, es decir a las ideas-conceptos-prudencia-sentido común-racionalidad-saberes ortodoxos…

Estamos en siglo veintiuno, no en el diecinueve, es que no somos conscientes, como está el Mundo hoy, los Estados existentes en el mundo, es que no somos conscientes de cómo está el Mediterráneo hoy, y lo que sucederá dentro de cincuenta años en este mare nostrum… Y otras variables y ponderaciones y factores que ya están-existen en la realidad, hoy mismo, y otros, que no podemos imaginar…

Me es imposible entender, que docenas de miles de personas, por un combinado de ideas-conceptos erróneos y semierróneos, y de afectos-sentimientos erróneos o semierróneos, puedan estar en el borde, de no solo equivocarse ellos mismos, sino equivocarnos a todos, hacerse un grave mal a sí mismos, sino también hacerse un grave mal a todos. Pero no solo a las generaciones presentes, sino a las futuras. Llevarnos a todos, dirigirnos al borde del abismo, con consecuencias impredecibles, pero con seguridad negativas, unas, a corto plazo de tiempo, otras a medio y largo plazo de tiempo…

– Al final, no olviden, que existen muchas «entidades-realidades-poderes-mentalidades-…», externas e internas, que están esperando que la Península Ibérica se debilite aún más, para recoger todas las nueces y castañas del suelo.

Como siempre los procesos históricos, no suceden de un año a otro, pero si en periodos de tiempos cortos, se van acumulando fuerzas-variables-potencialidad-circunstancias y amanece otra realidad, y nadie sabe como ha surgido, pero lleva años o décadas germinando-sembrándose-naciendo-creciendo.

Y cuándo nos enteremos, o mejor dicho, se enteren, las generaciones futuras, dentro de una o de dos o de tres, el panorama social-cultural-ideológico-religioso, puede haber cambiado en un territorio, en la Península Ibérica de forma radical.

Y en este caso, que nos atañe, puede ser decisivo, que la Península Ibérica se divida en varios Estados, ya lo está en dos, no cometamos el error, que se conviertan en cuatro o tres o cinco…Porque producirá una enorme debilidad, a los que habitan en este lugar del mundo, porque producirá mucha debilidad a Europa, formemos los Estados Unidos de Europa, o continuemos haciéndolo o como estamos, es decir haciéndonos, porque producirá mucha debilidad a Occidente, que ya bastantes problemas tiene y dispone en distintos lugares del mundo.

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído