Avaricia a nivel colectivo

¿Queremos que la Península Ibérica se divida en cuatro o cinco Estados?

¿Queremos que la Península Ibérica se divida en cuatro o cinco Estados?
Mal tiempo en la Península Ibérica. RT

¿De verdad queremos que la Península Ibérica, dentro de Europa o fuera de Europa, o en la situación actual, esté dividida en cuatro o cinco Estados?

¿De verdad creen ustedes, que eso es lo mejor para ustedes, y para el conjunto de todos, teniendo en cuenta, las realidades actuales, teniendo en cuenta las posibilidades y horizontes que se vislumbran en el horizonte, teniendo en cuenta nuevos parámetros que pueden surgir en el futuro, impredecibles ahora para todos?

¿De verdad creemos, que dividida la Península Ibérica, ya está en dos Estados, estando dividida en cuatro o cinco Estados, dentro de un año o dentro de veinte, tendremos más grado de soberanía real, por tanto, de libertad, de poder, de defensa, de economía, de derechos, de estado de bienestar, etc., frente a nosotros mismos, frente a todas las ponderaciones y variables exteriores?

¿De verdad creemos y queremos que la Península Ibérica vuelva a la Edad Media, dividida en varios Estados, entonces se denominaban Reinos o Taifas, que de ese modo vamos a vivir-existir mejor en el mundo, todos y cada uno, todas las regiones actuales y cada una de ellas? ¿Los ciudadanos actuales y las generaciones futuras…?

– Durante siglos se ha hablado y escrito y pensado mucho sobre los siete pecados capitales, ahora apenas nadie lo hace, pero siempre a nivel individual, la envidia, la ira-cólera, la avaricia, la lujuria.

Me pregunto, si se debería pensar, el concepto de «avaricia a nivel colectivo», Recordemos el libro de Plaja, Los siete pecados capitales de los españoles. Y este concepto aplicado a algunas regiones, es pertinente, y es un motor, no el único del actual volcán y maremagnum que están atravesando actualmente Iberia, Celtiberia, Piel de Toro o cómo ustedes quieran denominarla. ¿Avaricia y soberbia a nivel colectivo?

¿Deberían examinar, algunos colectivos, de algunas regiones, lo que en el fondo está, entre otras cosas, es una avaricia colectiva, o creer que de ese modo, seremos más y mejores, tendremos más dividiéndonos que no estando unidos, formando miniestados, en vez de continuar con el Estado que tenemos, que ya es un Estado mediano…? ¿Tanto determinadas élites, culturales o económicas o sociales o políticas, como determinadas partes del pueblo…?

¿Quizás, porque se sientan diferentes, se sientan diferentes y mejores, a y en todos los factores de la antropología personal o social o colectiva…? ¿Uniendo la avaricia colectiva y la soberbia colectiva, y es un motor-mecha que ha encendido el grave problema en el que nos enfrentamos, entre otros motivos y razones…?

– Quizás, quizás ahora, es tiempo de examinar, de mirarse al espejo, y darse cuenta que se han cometido muchos errores, a nivel macro y micro, a y en todos los sentidos. Ciertamente también muchos aciertos, pero sin negar grandes y graves errores. Y en provincias, como dirían, los castizos, aún más, o al menos aún más, son más evidentes, porque todo el mundo se conoce, o se conoce a medias…

Quizás, quizás ahora, sea tiempo de reflexionar, que se han dejado a muchas personas de valía en la estacada de la historia. Lo que ha llevado que muchas regiones de la Piel de Toro, no se hayan desarrollado de forma correcta, y que al final, ha terminado con una asimetría de las regiones, a y en todos los sentidos y parámetros, a nivel económica, demográfica, tecnológica, etc. Que es la fuente, o una de ellas, del actual panorama, una de las grandes razones del actual problema de la secesión…

– Se puede confundir a los pueblos, a parte de los pueblos, a regiones o a parte de ellas, con la propaganda-publicidad, con conceptos e ideas y datos y hechos sesgados, medio verdaderos, medio falsos, falsos o algunos verdaderos, llevarlos y conducirlos con el pastor-cayado de grandes medios audiovisuales hacia un lado o hacia otro… Incentivando la dimensión irracional del ser humano -emociones-sentimientos, pasiones, pulsiones, traumas, heridas, etc.-, y no tanto la dimensión racional del ser humano – racionalidad lo más verdadera posible, voluntad equilibrada, libertad ponderada, etc.-, en valores de verdad-bondad…

Pero tarde o temprano la realidad del mundo, impone o impondrá su voluntad y su poder y sus poderes. Podemos pensar que dividiendo la Península Ibérica, podemos o podremos estar mejor, mejor a y en todos los parámetros, pero sucederán los lustros, y nos daremos cuenta, más bien tarde, que estaremos peor, pero no seremos conscientes de por qué estaremos peor. O incluso dándonos cuenta, no tendremos ya margen de iniciativa o de poder suficiente para cambiar la situación…

No hemos valorado todos los factores-variables internos, de enormes problemas que pueden surgir, y que ya se vislumbran, en el horizonte… Ni los factores-realidades-entidades-poderes externos que en el ajedrez regional o del Mediterráneo o Mundial tienen sus intereses, sus ideologías, sus culturas, sus demografías, sus religiones, sus economías, sus políticas, sus poderes en definitiva… ¡Que tarde o temprano, ahora larvados surgirán y resurgirán…!

– No puedo entender, dicho con todo respeto, y con toda amabilidad, y con todo afecto a todas las personas que habitamos hoy, en la Península Ibérica, en todas y cada una de las regiones del Estado, no puedo entender-comprender, que no veamos claramente, que nos encaminamos, a una locura colectiva, a un suicidio sociopolítico, a caernos por un precipicio, por un abismo, con consecuencias impredecibles, y poniéndonos en una situación de enorme debilidad y vulnerabilidad y de contradicciones a, y en todos los sentidos, a y para todos los ciudadanos, a y para todas las regiones, a y para todo el Estado, a y para la Democracia real y teórica…

No puedo entender-comprender, bien querría saberlo, que no nos demos cuenta, que nos enderezamos a un suicidio colectivo, porque secesionar un Estado, que lleva siglos unido, que es una democracia, basada en los Derechos Humanos, en el Estado del bienestar, que secesionar un Estado así, es un enorme error, con consecuencias impredecibles, pero la inmensa mayoría de ellas, negativas, y en alto grado negativas… (¡Y habla-escribe, alguien que personal e individualmente, en estos lustros solo ha recibido las migajas del sistema, por mucho que se ha esforzado en trabajar-estudiar, nadie crea que está defendiendo intereses de una elite o de un sector social o estrato social…!).

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído