Andalucía: Cursos de budismo en horario laboral

Jaime González: «Susana Díaz en el templo de Jokhang»

Jaime González: "Susana Díaz en el templo de Jokhang"
La presidente andaluza Susana Díaz (PSOE). PS

Como el Tribunal Constitucional tumbó el decreto de Susana Díaz por el que los empleados públicos de la Junta pasarían a trabajar 35 horas semanales en lugar de las 37,5 que fijan los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno andaluz ha diseñado un sofisticado plan para cumplir -sin cumplir- el mandato del más alto tribunal.

En una exhibición de audacia, la consejería de Hacienda y Administración Pública ha encontrado la fórmula para hacerle una pedorreta en toda regla al TC sin que nadie pueda acusar al Ejecutivo socialista andaluz de seguir la vía Puigdemont.

Fíjense qué listos son los de la Junta que han decidido que los funcionarios andaluces hagan las preceptivas 37,5 horas a la semana trabajando solo 35, dos horas y media menos por mor de la aprobación de un catálogo de actividades que sirven como tiempo trabajado «fuera del horario presencial».

Dentro del catálogo se incluye un curso de meditación de raíces budistas «new age» o «mindfulness» que computa como 30 horas de trabajo, de modo que a partir de ahora cualquier funcionario de la Junta puede currar desde la cama de su domicilio entregado en cuerpo y alma a la búsqueda de su yo más íntimo a través de la práctica Vipassana, una ardua tarea de meditación para lograr aplacar la ira, sus conflictos internos o el deseo insatisfecho.

Dicen que la meditación Vipassana es más completa que la meditación Samatha -que también computa como horas de trabajo-, porque te deja en un estado de positividad, calma y conciencia que amplía, y de qué manera, tu experiencia vital.

La meditación Vipassana tiene varios niveles de profundidad, pero llegar al más hondo -gracias al regalo de Susana Díaz- no será muy difícil para los funcionarios andaluces.

Con dos horas y media a la semana te da para levitar, aunque quien no sea partidario de explorar la vía de la espiritualidad puede impartir -también desde casa- un curso de liderazgo personal que computa como 18 horas de trabajo. O ilustrarse telemáticamente sobre el funcionamiento y gestión de los Fondos Europeos en Andalucía.

Mi humilde recomendación es que ni se les ocurra, porque los carga el diablo, pero allá cada cual.

Si yo fuera funcionario andaluz, no lo dudaría: el Vipassana es fenomenal, no tiene contraindicaciones, te permite trabajar en pijama y, como entras en una suerte de letargo, a ver quién es el guapo que te acusa de estar durmiendo en horario laboral.

Esto del catálogo de actividades de la Junta es un hallazgo que habría que explotar: bordea, pero no viola, el marco constitucional; te ayuda a ser mejor persona, no engorda y te dota de equilibrio. Y, sobre todo, le permite a uno presumir de lealtad al ordenamiento jurídico mientras ronca a pierna suelta. En el convencimiento de que sabrá tenerlo en cuenta, voy a proponérselo al director de ABC. Es persona de mente abierta y partidario del «mindfulness». Me consta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído