Otro bochorno en el Parlament DE CATALUÑA

ALVARO MARTÍNEZ: «Un cobarde vale para dos batallas»

ALVARO MARTÍNEZ: "Un cobarde vale para dos batallas"
Roger Torrent. EP

El forajido de Flandes, el excursionista en Copenhague, el fijo todos los días en la pantalla de TV3, el comensal en mesa flamenca ajena o el seguidor de los partidos del Gerona (bufanda al cuello) en la «Peña el Fugado» de Bruselas, es decir, Carles Puigdemont, escribió anteayer al presidente del Parlamento catalán, que se llama Roger Torrent, para recordarle que le debe proteger de la acción de la Justicia porque a él no le puede detener nadie si no comete un «delito flagrante».

Flagrante significa en el momento, y en su caso el delito lleva siendo flagrante desde hace tres meses, cuando no atendió el requerimiento que le hizo la Audiencia Nacional el 1 de noviembre, lo que sí hicieron los exconsejeros que se quedaron, alguno de los cuales sigue en prisión preventiva.

Así que los que salieron corriendo, como Puigdemont y los otros cuatro «valientes», no tienen que hacerse la cama todas las mañanas, como Junqueras en Estremera (curioso pareado), sino que se la hace el servicio de habitaciones del hotel belga donde se alojan sin que se conozca aún quién les paga la estancia.

Dice el refrán que un cobarde vale para dos batallas. Y en eso debe pensar el forajido cuando por la noche se acuesta y sueña con volver a ser president de la Generalitat en el Parlament donde manda Torrent, todo un festival de la «t»…

De la «t» de tragedia para los catalanes que están pendientes de las andanzas y caprichos de un cobardón huido de la ley, con ínfulas de salvapatrias, desmedidamente irresponsable y que se aturulla y balbucea como un chiquillo que pierde el hilo de la lección cuando se le aprieta, como hizo la profesora danesa que puso en evidencia la fragilidad de sus mentiras.

Y la «t» de tragedia porque Cataluña y su futuro dependen también de las cuatro señorías que aparecen en la foto, «tomando» la Cámara, cuando no hay nadie claro.

Fuera del Parlament, un grupo de alborotadores amagaba ayer en el atardecer de Barcelona con hacer una del Palacio de Invierno, insultando a los diputados constitucionalistas al grito de «fuera la chusma del Parlament» y tirando cuatro vallas… Pero poco más, que los que ahora mandan donde antes mandaban los «Jordis» (ANC) les ordenaron el repliegue, quizá porque saben que con esos mimbres no le ganan la siguiente batalla ni al ejército virtual de Tabarnia, que también empieza por «t».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído