ANÁLISIS

¿Media sociedad de España ha entrado en la locura?

¿Media sociedad de España ha entrado en la locura?
España. EP

En 1511 Erasmo de Rotterdam publicó el libro, Elogio de la Locura o Elogio de la estulticia o Elogio de la tontería, según quieran ustedes traducirlo. Es obvio que no podemos resumir, ni sintetizar las enseñanzas fundamentales de esta obra, ni siquiera sus posibles contradicciones, y sus consecuencias, una enorme sombra y luz ha tenido, a lo largo de la historia esta obra, pero si empezaré, con una frase de dicho libro, que se puede traducir de este modo: «el que quiera vivir entre los hombres, debe abstenerse de toda sabiduría».

Dicha frase se ha ido interpretando de muchos modos y maneras, entre otras que los sabios y los inteligentes y las personas con racionalidad y sentido común, les resulta muy difícil de vivir y existir en el mundo. Porque diríamos, en traducción postfreudiana, esos colectivos o esos individuos, intentan que la racionalidad sea el origen de la conducta humana, pero la realidad, es que la irracionalidad es la protagonista siempre.

– Asistimos al espectáculo, al enorme teatro dramático-cómico-trágico que se cierne sobre la Piel de Toro, y durante estos últimos meses, un par de años, hemos intentado con modestos artículos intentar entender y comprender, y quizás, dar alguna luz, a este panorama, pero nos hemos dado cuenta, que parece que este ejercicio o fin es imposible. Cada semana o cada mes, la situación se complica más que la anterior, ciertamente, puede que algunos factores o variables o realidades, parece que mejoran, mejoran limitadamente, puede que la economía, pero el resto de factores o variables, parece que se complican. Parece que el silencio es el único escudo que podemos tener ante tanta locura que está llenando y rellenando la Península Ibérica, a y en multitud de factores, variables, dimensiones, a escalas y niveles de diferentes territorios e ideologías.

Tal es la complejidad, que ya parece, es imposible poner un poco de rectitud y de racionalidad y de sentido común y de prudencia en la sociedad-país con ideologías y motivos y fines y metas diferentes.

– Parece que una cuádruple o quíntuple pinza con garfios están apretando de tal forma a la sociedad-Estado, que no sabemos las consecuencias, no percibimos con claridad lo que puede suceder, ni donde nos llevará esta situación. Pero lo que percibimos y vemos y sentimos es un enorme temor, es demasiada obscuridad.

Partimos del hecho y del concepto, que nuestros conocimientos sociopolíticos teóricos son limitados, partimos del hecho y del concepto que nuestros conocimientos de la práctica política real, lo que está sucediendo en realidad es muy limitado, aún más que las concepciones teóricas, partimos del hecho o dato, que tengo como principio, que personalmente, no tengo la solución a la enorme complejidad de la ecuación de Celtiberia-Ibería-Piel de Toro o como ustedes lo quieran denominar…

Pero las tensiones de la economía mundial, es decir, países emergentes que se están convirtiendo en la fábrica del mundo, que las tensiones de la política mundial, con situaciones, que incluso el Papa Francisco, ha indicado, si no reinterpreto mal, que estamos «al borde de una guerra nuclear», la presunta dislocación territorial o secesión del Estado o el grave peligro de que esta realidad se materialice, y la Península Ibérica se convierta en tres o cuatro o cinco Estados, a medio plazo de tiempo, que la sociedad está sufriendo una crisis económica enorme, con consecuencias de migración dramáticas, además que se han roto las esperanzas, del concepto e ideas, que los nietos iban a vivir mejor que los abuelos y que los padres, con una población joven y ya no tan joven, que no puede realizar proyectos de vida, que están truncados, con una sociedad que ha perdido en gran parte, sus grandes valores éticos y religiosos y antropológicos que devienen de siglos, pero que no han evolucionado hacia formas naturales, sino hacia otras posiciones, hacia unas intenciones de voto, de cuatro grandes partidos a niveles nacional, y siete u ocho a nivel regional, lo cual volvemos a la situación de la última República, es decir, es casi imposible la gobernanza de la sociedad y del Estado, con unas tensiones externas en el Mediterráneo, que quieren y esperan que la Piel de Toro se divida en varios Estados, para empezar a recoger las nueces, sin olvidar el peligro internacional del terror organizado y gestionado con diversos fines, millones de personas en desempleo, millones con sueldos muy precarios, otros millones trabajando en puestos laborales y profesionales, muy por debajo de su formación y su vocación, y esto no solo unos años, sino soportándolos lustros, y otros factores-variables y conjuntos de áreas, que de alguna manera, inciden todas o casi todas de forma negativa.

– Solo nos cabe hacernos la pregunta del titular: ¿Media sociedad española, parte del pueblo, y parte de las elites económicas, sociales, políticas, culturales, religiosas, nacionales y regionales han o hemos perdido el norte, y hemos entrado en una especie de locura o semilocura colectiva a nivel psicológico social, psicológico moral, psicológico político…? ¿Y otra parte del pueblo y de las elites está esperando que esto se pueda arreglar y esto se encauce y enderece de forma correcta, y no continuemos con esta sensación de tristeza y de fracaso que embarga, desde hace meses, a parte de la población, siempre esperando que esto se arregle, con esta sensación de incertidumbre y de vulnerabilidad…?

¿Y también, por qué las elites religiosas, llevan años en silencio, y cuándo han medio hablado, ya es o era demasiado tarde, cuándo saben, que si el orden social y el sistema social se ve constreñido y herido de gravedad, lo único que sucederá es que la población caerá en mayores índices de pobreza, de vulnerabilidad-incertidumbre-necesidad, y, que los valores y presencia de sus propias religiones disminuirán, por multitud de factores externos e internos…?

¿Tantos licenciados y licenciadas, que han ocupado puestos de alto nivel y medio nivel, durante estas décadas, en empresas privadas, o en las instituciones públicas, que tienen conocimientos y que tienen experiencia de la realidad, que saben lo que sucede, lo que ha sucedido y lo que podría suceder…? ¿Por qué tantos, que nos podrían donar su sabiduría y su experiencia, por qué tantos y tantos callan…?

¿Y parte de esa población que se pregunta si es que el país ha entrado en la locura o semilocura, también se pregunta, por qué el mundo académico, las elites culturales y educativas y universitarias, que conocen suficiente, de la realidad, y que saben interpretar con sus conocimientos de las diversas ciencias sociales y de la filosofía y de las humanidades, porque callan y están agazapados en el silencio, apenas sin decir nada, entidades e instituciones y personas que tantos réditos como han obtenido durante estos lustros y décadas, del sistema sociopolítico, que tanto les ha arropado…?

¿Y otros, como yo, que apenas sabemos nada de la realidad, y que solo hemos recibido migajas del sistema, en cambio escribimos, quizás, porque sabemos por experiencia, que si esto se desestabiliza, esto puede terminar como el rosario de la aurora…?

Sólo nos queda recordar al gran Erasmo de Rotterdam, y preguntarnos, si es cierta y verdad esta frase, ¿»el que quiera vivir entre los hombres, debe abstenerse de toda sabiduría»?

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído