ANÁLISIS

Santiago Lopez Castillo: ‘Villa Cagona’

Santiago Lopez Castillo: 'Villa Cagona'

Creo que fue Isabel Preysler quien se construyó un chalé que el vulgo bautizó con el nombre de Villa Meona.

Estaba revestido de oro y plata e incluso de piedras preciosas. Según los que accedieron a la vivienda, poseía seis retretes, seis -a cual más caprichoso-, que hasta sus perros entraban y tiraban de la cadena.

Ahora, ese prófugo huido de la Justicia llamado Puigdemont, se ha agenciado, con los cuartos de los demás, un chalé o palacete, idóneo para los revolucionarios, en Waterloo al creerse Napoleón Malaparte, porque está zumbado, ido y venido con dirección a ninguna parte.

Y dado que es un sempiterno valiente que se esconde en la estelada, la butifarra y la barretina, el ex presidente de la Generalidad (utilicemos vocablos españoles) quiere echar raíces en esa tierra indigna que es Bélgica pese a las preces que hacían Fabiola y Balduino, no sea que si el catalino llega al «Estado español» para no decir España, ni aún lavándose la boca con perborato, le echen el guante y resida en Soto del Real donde moran sus amigos sediciosos que exigen a la dirección del penal comedores de cinco tenedores.

Su nueva mansión es austera. De 4.500 m2s. Que, por lógica, y a tenor de sus andanzas, siempre escondido entre madrigueras, la casa ha de llamarse Villa Cagona. Dicen que se la conseguido el empresario y multimillonario Josep Mª Matamola, ¿no te amola?, al igual que la empresa hotelera USA, del ex presidente del Barça Joan Gaspar, que ha estado y está sufragando el paseíto o caminito del Rey y de la independencia para la destrucción de España.

El palacete tiene, además, garaje para cuatro automóviles, y banderín y guardia pretoriana para su ansiada vuelta a España. Son muchos los que se acercan al fortín republicano (pronto llegará la guardia de Corps como en el Palacio de Buckingham y será un aliciente turístico más de la Catalonia en el exilio). Freedom, compañeros. A propósito: ¿qué se dijo del palacete de la Infanta Cristina en Pedralbes?

De modo que aquí tenemos para uso y disfrute Villa Cagona. Quiero decir para el loco de atar y sus mariachis. El que se va por las patas abajo en cuanto le mientan el nombre de España. Pronto será el evacuatorio de Waterloo. Y pondrá -según me cuentan- una señora con mandil blanco y platillo en mano «para la voluntad» porque «España nos roba». Ya.

– ¿Con derecho a papel higiénico…?

Eso ya es mucho pedir. Sale más barato un loquero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído