Iberismo

Ginés de Lara: «Partido a dos tiempos»

Ginés de Lara: "Partido a dos tiempos"
Iberismo: ¿Unir España y Portugal? PD

El iberismo, aún a pesar de haber sido una idea latente en el siglo XIX, no deja de ser un proyecto nuevo, pues nunca se ha llevado a la práctica. ¿Cómo poder llevarlo a cabo sin que pierda seriedad? ¿Cómo lograr que españoles y portugueses pierdan el miedo?

Hoy explicaremos una simple hoja de ruta y nos valdremos del símil futbolístico para comentarla. Los partidos de fútbol se dividen en dos mitades de cuarenta y cinco minutos cada una, cuyo fin es ganar el encuentro.

El iberismo debe dividir su forma hoja de ruta en dos mitades bien diferenciadas y que explicamos a continuación:

La primera parte es la del acercamiento. Debemos trabajar desde los mecanismos que surte la Unión Europea para llevar a cabo políticas de integración que sirvan de ejemplos para todos los Estados miembro. Un tiempo de acuerdos, en el que ningún país perderá soberanía. El momento ideal para decirle a nuestros socios que el futuro de la Unión pasa por una península ibérica unida.

La segunda parte del partido es la más compleja y a la que no podemos pasar sin haber terminado convenientemente la primera. Este segundo proceso conlleva la pérdida de soberanía de ambas naciones (Portugal y España) y la creación de un Estado Federal nuevo de ámbito territorial peninsular, en el que deberá abrirse un proceso constituyente para que los ciudadanos decidan democráticamente qué país construir.

Eso sí, debemos tener claro que la integración peninsular se realizará entre Portugal y España. Sería un grave error descuartizar España para crear una sociedad de naciones «sin estado», cómo he llegado a leer.

Esta propuesta será rechazada inmediatamente por Portugal, pues supone una falta de respeto a su soberanía y, por ende, a su importancia en el proceso de integración.

Ginés de Lara

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído