Al revés

Alfonso Rojo: «Un chino, un negro y un indio que movían la cabeza cada vez que echabas un duro»

Un prófugo de la Justicia, llamado Puigdemont, señala como sucesor a un presidiario llamado Sánchez y la mitad de la población aplaude

Alfonso Rojo: "Un chino, un negro y un indio que movían la cabeza cada vez que echabas un duro"
Jordi Sánchez y Carles Puigdemont. EP

Y enciendes por despiste el televisor y además de contarte que hace frío en invierno como si fuera un milagro, te presentan una España que parece aquella de las huchas del Domund

Es todo una insensatez y lo acongojante es que debes pretender que es normal, so pena de ser estigmatizado como facha, xenófobo, ultramontano o algo peor.

Entran unos atracadores en la casa de un paisano de 77 años, lo forran a palos y cuando el tipo tira de escopeta, lo imputamos por homicidio imprudente.

Retiran de ARCO un bodrio disfrazado de obra de arte, donde presentan como ‘presos políticos a golpistas como Junqueras y a los proetarras que agredieron en masa a dos guardias civiles en Alsasua y hasta el ministro del ramo clama contra la censura.

No se trata de justificarse, pero para que no haya malos entendidos y antes de seguir quiero subrayar que si hubiera dedicado a estudiar la mitad del tiempo que emplee en mi adolescencia a pensar en tetas y culos, a estas alturas sería Premio Nobel y que no es que haya sido siempre un tipo muy liberal, sino que he estado incluso en el libertinaje.

Subrayo esto, porque a mi lo que me pareció censura y de la gorda fue que un juez prohibiera circular hace justo un año a aquel autobús de Hazte Oír en cuyo lateral ponía: «los niños tienen pene, las niñas tienen vulva».

Y no es sólo que nadie dijera ni mus, sino que a los pocos días teníamos por las carreteras al Tramabús fletado por Podemos, con las caras de Eduardo Inda y varios políticos estampadas en la carrocería, sin que autoridad alguna murmurara que los retratados tenían derecho a ver respetada su dignidad y presunción de inocencia.

Enfocas hacia Cataluña y no sólo descubres que las sentencias sobre la enseñanza del español se han incumplido sistemáticamente y que los sucesivos inquilinos de La Moncloa, el TC y la Fiscalía llevan décadas encogiéndose de hombros, sino que un prófugo de la Justicia, llamado Puigdemont, señala como sucesor a un presidiario llamado Sánchez y la mitad de la población aplaude.

Y enciendes por despiste el televisor y además de contarte que hace frío en invierno como si fuera un milagro, te presentan una España que parece aquella de las huchas del Domund de hace 50 años: un chino, un negro y un indio que movían la cabeza cada vez que echabas un duro.

ALFONSO ROJO

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído