ANÁLISIS

Vladimir Putin: ‘El Hombre de Mármol’

Medir a Rusia con criterios financieros y zanjar el asunto despectivamente, subrayando que tiene una economía equivalente a Italia, es un error de bulto

Vladimir Putin: 'El Hombre de Mármol'
Vladimir Putin. PD

De la misma forma que Alemania adoró a Hitler, Italia a Mussolini y España a Franco -algo que estará pronto prohibido recordar-, Rusia amó a Stalin

Tenemos una enfermiza proclividad a tergiversar los datos, edulcorar la realidad y errar en el pronóstico.

Quizá se deba a la opulencia que nos rodea, porque aplicamos los mismos criterios a todo el mundo y olvidamos que somos parte de ese 10% escaso de la Humanidad que vive en países donde se respetan los derechos humanos, funciona la separación de poderes, hay seguridad y no se deja reventar al menesteroso.

Patinamos los occidentales cuando intentamos implantar la democracia en Irak y Afganistán o cuando aplaudimos ese entelequia llamada ‘primaveras árabes’ y volveremos a pifiarla si no atinamos con Rusia.

La tesis que se impuesto aquí es que la decisión de Vladimir Putin de eternizarse como nuevo zar y seguir parea siempre en el poder, es mala para el mundo y desastrosa para los rusos.

Cierto que con Trump en la Casa Blanca y con Xi Jimping en China, que se consolide en el Kremlin semejante autócrata resulta inquietante, pero hay opciones peores y en concreto que Rusia caiga en la inestabilidad y el descontrol.

De la misma forma que Alemania adoró a Hitler, Italia a Mussolini y España a Franco -algo que estará pronto prohibido recordar-, Rusia amó a Stalin y ni siquiera ha intentado borrar sus huellas.

En la Plaza Roja de Moscú, detrás del mausoleo de Lenin, hay un busto de granito bajo el que reposan los restos de Stalin y no hay día en que no llegue gente a depositar flores.

No es que los rusos añoren los 72 años de la URSS y el despiadado totalitarismo soviético, pero lo ven como parte de un pasado en el que fueron o al menos se sentían grandes y respetados.

Medir a Rusia con criterios financieros y zanjar el asunto despectivamente, subrayando que tiene una economía equivalente a Italia, es un error de bulto.

A diferencia de nosotros, siguen siendo muy nacionalistas. También son un pueblo guerrero, que en el siglo XIX entró en París persiguiendo a Napoleón, en el XX asaltó Berlín pisando los talones a los nazis y en el XXI sigue jugando a gran potencia y dispuesto a pagar el precio que haga falta.

Putin, ex agente del KGB, despiadado y capaz de ordenar matar si le viene bien, ha sabido explotar esas vetas y transmitir la idea de que con él está garantizado el ‘orden’. No necesita más para ser reelegido en 2024.

ALFONSO ROJO

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Lo más leído