ANÁLISIS

Santiago López Castillo: «¿Dónde está el portavoz del Gobierno de España?»

Santiago López Castillo: "¿Dónde está el portavoz del Gobierno de España?"
El ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo. EF

Le conocí en un dúplex con Bruselas cuando él estaba en la UE y usted, o sea yo, dirigía y presentaba «Parlamento» en TVE. Fue un debate sobre la Constitución europea. Le vi con desparpajo y seguridad. No llegué a tanto como una pazguata de la profesión que dijo que estaba muy bueno y que quería un hijo suyo (sic), saliendo este anhelo por las ondas hercianas de la chabacanería. No me extrañó que le trajera Rajoy para el menester de portavoz. Pero su eficacia, y sin ser tremendista en el juicio, es más bien nula.

Me explico. Cuatro desarrapados del independentismo catalán están trayendo en jaque a una nación tan gloriosa como España. Serán -los golpistas, me refiero- lo que son y lo que seguirán siendo, además de traidores consumados, pero antes de la «proclamación de la república» ya tenían controlados los medios en el exterior. Medios, centrocampistas o extremos. ¿Y qué estaban haciendo los servicios de Asuntos Exteriores y la portavocía del Gobierno? Nada de nada. Se escudaban en las «embajadas» de barretina y butifarra y que nunca el Ejecutivo español debió permitir. De ahí, no nos extrañemos que estos forajidos golpistas sigan campando por sus respetos -en fino- insultando, injuriando a la nación más antigua de la Europa occidental o cagándose en nuestros muertos.

Si a todo ese vociferio separatista unimos la competencia turística en la región y fuera de la región, convendremos que los enemigos se unen para derrocar a la principal industria turística del mundo. En eso estamos. O quisiéramos estar. Ojeen los periódicos

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído