Por si la decisión de los sindicatos apoyar a los golpistas catalanes no hubiera indignado lo suficiente a los españoles

Losantos hace trizas UGT y CCOO entre sus afiliados con un dato demoledor

Losantos hace trizas UGT y CCOO entre sus afiliados con un dato demoledor
El periodista Federico Jiménez Losantos. EP

El apoyo de UGT y CCOO a los golpistas desata la furia de sus afiliados en toda España

Tal como señalaba Federico Jiménez Losantos el pasado 28 de marzo de 2018, en su artículo de El Mundo:

«UGT y CCOO han anunciado una manifestación junto a las dos principales asociaciones golpistas de Cataluña, ANC y Omnium, cuyos líderes, los Jordis, están en la cárcel a lipa espera de juicio por su particación en el golpe de Estado».

A Losantos le ha indignado de tal manera la decisión que asegura:

«si hasta ahora no pasaban de zafias marionetas del charneguismo subvencionado, acaban de ascender de cipayos a jenízaros, poniendo sus ajadas pancartas rojas al servicio de la destrucción de la soberanía nacional del pueblo español. Así rubrica la izquierda su definitiva genuflexión ante el separatismo».

El periodista va más allá y señala:

«En el caso de que España tuviera Gobierno y no el Bufete de la Señorita Pepis, este sería el momento de privarlos de cualquier tipo de fondos públicos, lo mismo que a las organizaciones golpistas subvencionadas por Rajoy desde diciembre de 2012, fecha en que el juez Llarena sitúa el origen del Golpe».

Según Losantos:

«deberían quedar fuera de los Presupuestos y financiarse con las cuotas de sus afiliados, si es que les queda alguno que pague alguna. Hace tres años, aún en activo, quiero decir mangoneando en UGT, Yogui Méndez, visitó España el jefe de los sindicatos alemanes y dijo, ante el estupor de los liberados ugetistas, peritos en EREs, que a él le parecería un insulto recibir un solo euro del Gobierno, sacado a la fuerza de los bolsillos ciudadanos y que comprometería la independencia sagrada de su sindicato; que, por cierto, allí cuenta con millones de afiliados que pagan su cuota puntualmente».

Es por eso que concluye:

«si España fuera Alemania, UGT y CCOO, tras unirse al golpismo catalán -racista, xenófobo, discriminador, liberticida, violento y antiespañol-, serían prohibidas por intentar destruir la integridad de la República. Si quedan españoles en UGT y CCOO, deberían, al menos, romper el carné».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído