ANÁLISIS

Santiago López Castillo: «Juicio Sumarísimo»

Santiago López Castillo: "Juicio Sumarísimo"
Iglesias, Echenique, Errejón y Monedero (PODEMOS). EJ

Aunque no sea santa de mi devoción, la cacería a Cristina Cifuentes me parece altamente vomitiva. No contentos con despellejar a Camps (los cuatro trajes más caros de la sastrería universal), a Rita Barberá (pasión y muerte de una alcaldesa), Arias Cañete (el ministro campestre tildado de terrateniente), más un largo etcétera que ocuparía el espacio entero de este barbecho sin intenciones de reverdecer, el objetivo es la presidenta de la comunidad de Madrid. Haga lo que haga, diga lo que diga, respire como respire. Se hizo, no olvidemos, con Esperanza Aguirre por una leve infracción en un carril-bus de la capital, date por jodida, y, asimismo, con Ana Botella, la so desgraciada que no mató a un niño de cuatro años en el Parque del Retiro, verdad Carmena, ¡ay!

Pero a lo que vamos: las fobias y las filias no descansan. Ahora, todos revisan los curriculums y una mierda. Muchos se transparentan por no tener ni historia. ¿Quién no se acuerda de Pilar Rahola? ¿Y de las Bibianas Aídos y no vuelvas, las Pajín, pajón, pajolera? ¿Y la Maleni…? Y de forma destacada, con subrayado, el empleado de la planta de caballeros de El Corte Inglés, o sea, Pedro Sánchez, también conocido por El Bocazas, cuyo doctorado apesta a enchufe quemado, a chamusquina, qué sin vergüenza.

Todos sabemos cómo se dan estos másters. Lo he vivido al lado de mi ex, catedrática de Ortodoncia de la Complutense, y más directamente por un amigo sociólogo y del PSOE:

– El tribunal es todo del partido. Así que…

Y era un buen sociólogo, de nombre José Luís Arceo y fiel militante del partido. Pero la izquierda vive instalada en el odio. Los regeneradores. Los Joaquín Costa de pacotilla y, sobre todo, el botarate de los socialistas al que se le pregunta que qué va votar y antes de concluir la pregunta dice que «me opongo». Este pollo que, según él, fue perseguido por Franco e hizo dos carreras posiblemente porque era sobrino del general Castejón (¿a que no viene en el currículo?).

Esta discusión bizantina es una pérdida de tiempo. Que se dediquen días y días, horas y horas, por un trabajo de la señora Cifuentes porque es del PP me parece una boutade en fino. Se consume, de esta forma, un tiempo precioso que invertir en los problemas de los madrileños, para ganar en plenos y comisiones de investigación -de nada- una pasta gansa. Los oponentes, se entiende. Así trabajan muchos vagos y maleantes que, para los escasos ilustrados, no fue una medida del franquismo sino de la santa República II (1933).

Créense comisiones de investigación sobre los «eruditos» Errejón y Monedero, que menudas buchacas llevan, quienes se escudan en la Universidad para no dar un palo al agua y vivir de la sopa boba.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído