Víctor Entrialgo de Castro

¡Farsa, farsa, faaarsaaaa,…!

¡Farsa, farsa, faaarsaaaa,...!
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Para el juez de un estado de la Unión Europea cuya colaboración judicial es reclamada por otro estado, el que el tipo penal coincida exactamente con el de su país debiera traerle al pairo, pues es la legalidad constitucional el Estado de derecho y la legitimidad democrática del Estado reclamante de la «Unión» Europea lo que está poniendo en cuestión.

El juez alemán no tiene que valorar la prueba de los delitos por los que se reclama la entrega del prófugo, como no lo hace España con los delincuentes alemanes, como ha recordado nuestra Fiscalía. Un juez alemán no puede examinar en dos dias las pruebas de muchos meses de instrucción de un juez español que es el que vive inmerso en el contexto político y la realidad social sobre la que el derecho tiene que ser aplicado.

Salvo que contraríe los derechos humanos, la reclamación de un prófugo de la justicia debiera producirse «casi automáticamente». Pero la violencia tendría que haber sido «mayor», dice el juez de Slewig-Holstein. Y además, ser tan grande que sea capaz de provocar el golpe de estado.

¡Pero si el prófugo Puigdemont declaró la República! y ¡La independencia! gracias a esa violencia. Si las hordas perfectamente coordinadas no se hubieran alzado contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado español después de exigir un despliegue sin precedentes por violentar la Constitución, no se hubiera producido esa proclamación.

Si no hubiera habido heridos, estragos, provocaciones, coacciones, expulsiones de hoteles, desalojos, puesta en fuga de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado para no responder a la provocación y la violencia; si las hordas violentas no hubieran destrozado vehículos de la policía y la guardia civil sobre los que dirigentes y turba se subieron ante la Consejeria de Economía de la Generalitat haciendo huir a sus ocupantes igual que al representante de la justicia; sin toda esa violencia diseñada para rechazar a las fuerzas del orden, no se hubiera proclamado la República en una Monarquia. Sólo una violencia rebelde suficiente frente al Estado pudo lograr eso.

¿Qué más alta traición a la patria que partirla? ¿Que hacerlo violentando su Ley fundamental y sustituyendo con violencia la Monarquía por la República? Porque violencia hubo, y mucha y de diversas formas y durante mucho tiempo. Y continúa existiendo empezando por el secuestro de más de la mitad de su población y 47 millones de españoles, el pueblo soberano.

¿Qué más golpe violento quiere su señoría que una trama organizada que ordena por un lado la rebelión y el caos y por otra, la inacción de la Policía autonómica frente a esa rebelión, destruyendo los vehiculos policiales y obviando las consecuencias dramáticas que la rebelión produjo y aún pudo acarrear reiterando las consecuencias de un hecho histórico que provocó miles de muertos, mientras el cobarde prófugo huyó dejando a los suyos en «la estaca» y en la cárcel.

O sea, resumiendo Sr. Juez, que si hubiese sido una violencia aún mayor no estaríamos ahora pidiendo la colaboración judicial. Habría cambiado el régimen político en España. Habría caido la Monarquia y proclamado la Republica. No tendríamos ni podríamos reclamar nada.

Dice un portavoz de Jueces para la democracia acertadamente que se trata de interpretaciones judiciales diferentes. El problema es que en un asunto así el conflicto de interpretaciones tiene que ser resuelto. Y la interpretación de un juez alemán sobre el grado de violencia que ha de tener la insurrección, violenta la ley fundamental de otro pais, quiéralo o no, y daña gravísimamente sus intereses generales.

El asunto debería tener una solución y revisión judicial dentro de la Unión so pena de violentar el orden constitucional de un Estado miembro. No sólo es Cataluña sino España y Europa entera la que ha sido afrentada, agraviada y amenazada por el golpe de Estado separatista.

Lo que está en juego es averiguar si Europa es una Unión o es una farsa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído