Salvador Monzó Romero

Empieza el baile

Empieza el baile
Salvador Monzó

I

Es el evangelio que para que todos
Se salven, es necesario que uno muera;
Quien lo dijo, de buenos o malos modos,

No era nada tonto, fuera quien fuera,
Pues que, tras decirlo, se lavó las manos,
Porque más de uno no le maldijera;

De éstos, la historia de los humanos
Y las humanas tiene ejemplos a punta pala
Con mucha enjundia, aunque parezcan vanos;

Si unos son como lluvia que no cala,
Como las tormentas, bien que en la Política
Los hay muchos que de su RIP hacen gala

Muy a pesar suyo… Larga es la estadística…
Hoy día, consultadas las últimas fuentes,
Se halla ya a las puertas de una Clínica,
Por un traspiés,… ¡doña Cristina Cifuentes!.

II

Ha llegado la hora
De que el tal Rivera se retrate,
Concediéndole mora
A Rajoy, o el… ¡date
Muerto!,… cual en ajedrez jaque-mate;

Si no quita de en medio
A Cifuentes, le quitará el Gobierno
De Madrid sin remedio,
Y el amor materno
Del Pp a Madrid se irá al cuerno;

Y ocupará su puesto,
De su mano, desde luego la Izquierda,
Que sin más, por supuesto,
Sin que tense la cuerda,
Llenará el centro de España de mierda;

Y entonces las cañas,
Señor Rivera, se volverán lanzas,
Como en alimañas
Quienes bailan sus danzas,
Pues tal mudanza llenará sus panzas;

Atento a las secuelas
Si en la Política es un danzarín
Quien da viento a las velas
Del Psoe… Con tal postín
Puede que el Partido toque a su fin,

Pues un cerro de votos
Descenderá del Pp a los valles,
En tanto que a los sotos,
Las plazas y las calles
De usted, señor, Rivera,… ¡algo le falle!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído