La casta y la bestia

La casta y la bestia
La casta y la bestia

Cuando acaba de formarse en Italia un gobierno altamente conflictivo mediante alianza entre La Liga Norte y el Movimiento «5 Estrellas», lo que significa para Europa una pésima noticia, dadas las concurrencias de antieuropeísmo y rechazo a la política inmigratoria de la Unión Europea, en Cataluña la crisis de excepcionalidad planteada con la aplicación 155, amenaza no solucionarse debido al acuerdo de desobediencia a la ley que plantean los núcleos duros del independentismo: el PDCAT y la CUP, casta casposa.

El Poco Honorable y muy pedorro Quim Torra, representante eximio del PedoCat y portavoz del President de «Cata…qué», que tira con la misma honda que los artilleros zullencos de la CUP, atusados con «perfumes» amarillos, viajeros por Bélgica, Suiza, Alemania…, también están poniendo en un brete, con sus tufos y rebuznos el medio ambiente y el clima pacifico de la Unión estable y progresista.

Europa, que es una Liga política de Naciones con iguales principios democráticos, de raíz humanista en sus derechos y libertades, no puede permitirse dar cobijo y sustento a energúmenos xenófobos, que bufan: «Españoles y franceses comportan la misma concepción aniquiladora». Quim, que viaja libremente a Francia, y mas allá en Europa, con pasaporte español, que reza: Joaquín Torra Plá, si desprecia a sus vecinos y vocifera exabruptos contra los españoles «no catalanes» de Cataluña, es que vive A contra Viento en un mundo imaginario, en una república lunática.

Estos burgueses acomodados del PedoCat y los cantamañanas de la CUP, con sus «arranes», están prestos a las movilizaciones organizadas por sus grupos de presión: ANC, OMNIUM, Asociación de Municipios por la Independencia, Sindicatos de Profesores y de Estudiantes separatistas, las Federaciones de Padres soberanistas de Escuelas de la Generalitat, la Conferencia de Obispos Independentistas… y muchas instituciones culturales, deportivas, de medios de comunicación, de artistas… Todos ellos, vividores de la «butifarra» asociada al 3 por ciento de la política nacional catalanista, forman el cotarro del procéss: la unilateralidad, el derecho a decidir, la desobediencia, el referéndum, «presos a la calle», «golpes a la Guardia Civil», «quema de efigies del Rey», «lazos amarillos» en los campanarios, «cruces amarillas» en las playas…

Pero todos estos que apelan a la «legitimidad», que es una «figura jurídica», se olvidan de las obligaciones de la «legalidad», construida por hechos e instituciones reales, cuyo desacato conduce a «lo penal». Y olvidan también que hay intenciones, intentonas, desafíos, amenazas…, que comportan desórdenes, malestar, desgobierno, pérdida de beneficios sociales y de dere-chos individuales insatisfechos…, que reclaman remuneración, justicia y castigo. Y el apoderamiento de los órganos e instituciones de comunicación, de propaganda, de producción económica, de culturalización…, con afán de poder y dominio por parte de grupos políticos que gobiernan para «los suyos», con menos precio, detrimento de derechos y ofensas a la «mayoría de la población»…, conforman un «magma criminal» -como ha dicho un experto jurista catalán no independentista- que exige no solo intervención política, sino judicial.
La mayoría de catalanes que se sienten españoles y no quieren perder su identidad «a golpe» de ilegalidades seudodemocráticas, ejercidas sin respeto al ordenamiento del propio Estatuto de Autonomía y de la Constitución pactada, merecen respeto y no ofensas a su dignidad, como las que expresa el muermo racista, fabulador de «bestias» (víboras, hienas, carroñeros…, que así califica a catalanes españoles «…con nombres y apellidos»), porque no hablan el catalán y recelan de la cabra negra autóctona, con cuernos amarillos.

Hay algo de freudiano en esta «bestia parda», que se atreve a ofender a los catalanes españoles. Cuando le leí, me acordé de alguien así, presenciando, en las calles de Blanes, en una fiesta de «correfocs», con sus «diables» a un bestiópodo que me llamó poderosamente la atención, y que era conocido como el «Cabrón de Baphomet».
_______
*José Luis Suárez Rodríguez es Analista Político. Asesor. Director de www.masespaña.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído