Artículo Periodístico 1.241º: “Por qué el señor Sánchez va a ganar la moción de censura”.

Obviamente a día de hoy, es casi imposible saber lo que va a suceder, puede que alguien lo conozca, no es mi caso, por otro lado, he indicado en algunos artículos, que mi conocimiento teórico de la política es muy limitado, mi conocimiento práctico de hechos y datos de lo que se cuece detrás de las bambalinas, aún es más limitado, si ciertamente creo saber algo de filosofía política. Teniendo en cuenta todas estas limitaciones, y ante, un acto del drama-tragedia que se está representando, me siento obligado a indicar algo sobre este tema, haciendo una excepción a que nunca cito nombres de personas, ni siglas de formaciones sociopolíticas, ni nada, pero es imposible este artículo no desarrollarlo, sin mencionar personas. Por lo cual, de antemano va mi más profundo respeto hacia todas las personas que aquí se citan o se dejan de citar.

– Preliminares:

a) Creo que como he indicado ya varias veces, cuatro partidos estatales o nacionales, más cinco o seis regionales, en mayor o menor grado hace casi imposible la gobernación del país. Ya se demostró, salvando distancias, que fue uno de los fallos de la última República.

b) Como indiqué en este medio, ganaría las primarias Sánchez, indicando una serie de razones, que muchos de esos motivos, sirven para la actual situación, solamente, deben releer ese artículo, qué más o menos se titulaba, ¿por qué el señor Sánchez va a ganar las primarias?

c) Creo o estimo que la moción de censura lo va a ganar Sánchez, en el noventa por ciento de posibilidades sobre cien. Por no decir más.

d) De continuar todos los parámetros similares a la actual situación, y los horizontes que se prevén, posiblemente dentro de seis o siete años, el señor Iglesias será presidente de Gobierno. Cosa que abría que explicar, pero que no creo sea pertinente en este momento.

– ¿Por qué el señor Sánchez posiblemente, con un alta posibilidad va a ganar la moción de censura…? Ciertamente a día de hoy, indicar esto, afirmar esto, en este grado de posibilidad, puede parecer muy aventurado.

a) Ha pasado el Rubicón. Al crear la moción de censura, el señor Sánchez se ha jugado su presente y su futuro político a una carta. Dicho de otro modo, no puede volver atrás. Es diríamos, una situación, que ha estado calculando durante muchos meses. Yo pensaba, que al año o año y medio de ganar las primarias, lo pensaba y he indicado en conversaciones privadas, que iba a realizar dicha moción.

Ya ha pasado el tiempo, suficiente para controlar su propia formación sociopolítica, ha puesto los puntos suficientes, para poder, siguiendo las bases electorales propias de sus afiliados, después hacer gobierno con quién considere conveniente.

Ciertamente, plantear una moción de censura, en la situación actual de España, en un «golpe de estado en fases», como diría el señor Guerra. Plantear una moción de censura en la actual situación, es táctica y estratégicamente, dicho con todo respeto, una enorme temeridad, por decirlo de una forma suave. Puede situar y poner al país al borde del límite. Las consecuencias pueden ser impredecibles e imprevisibles, o al menos, personalmente, no soy capaz de imaginar, pero se abren abanicos de gobernación muy difíciles.

b) La estrategia y táctica que se estará siguiendo en estos días, que los teléfonos no dejarán de sonar, aunque se diga lo contrario.

Es por un lado, indicar por las formaciones políticas, que desean esta moción, es pedir mucho, es incluso camuflar la realidad de lo que van a hacer. O dicho de otro modo, si pueden negociar antes, para pedir cada uno lo que quiera, bien. Si no pueden negociar, como el objetivo esencial, es que el actual Gobierno deje de estar en el Poder, es, incluso en el último momento, sin recibir nada a cambio, al menos de principio, es votar a favor de la moción. Todo va a ser una cortina de humo, pedir mucho, para que la población piense que no va a triunfar la moción de censura, y en el último momento cambiar el voto a favor del sí, del sí a la moción.

O dicho de otro modo, siguiendo el adagio antiguo, «para destruir se pueden poner muchos de acuerdo, para construir después será muy difícil». Pero lo que interesa ahora, es defenestrar del poder al partido gobernante y a su presidente, porque así se abre unos horizontes o posibilidades nuevas. Dicho de otra forma, ahora no se pide nada, o se pide, pero aunque no te lo concedan, votas a favor de la moción de censura, y después «se pide y se exige, cada uno lo que quiera y desee», porque habrá un Gobierno enormemente débil. No se pierde nada ahora por votar sí a la moción de censura y se gana mucho con que gane, especialmente, las formaciones políticas, que desean que el actual partido deje de ser poder real de gobierno.

Reitero, la jugada va a ser en estos días, horas ya casi las formaciones políticas, que desean que el señor Rajoy pierda la presidencia de gobierno, la estrategia es pedirle mucho al señor Sánchez, para que ante los ojos de la opinión pública, incluso ante ellos mismos, se piense que la moción va a fracasar, para que el día y el momento de la votación, voten todos a favor, y así de ese modo, los partidos que en teoría no están a favor de la moción no tengan tiempo de preparar una respuesta o solución adecuada. Dicho de otro modo, la opinión pública, y los partidos crean que se va a esa sesión de moción, pensando que se va a perder, y en la sesión de la votación, todo el mundo cambie el voto, a favor, unos se abstengan, otros voten a favor. Y a todos les pillen en bragas, que es la expresión popular.

– Ante este posible horizonte, uno más, que obviamente no soy profeta, ni visionario, que puede producirse, o creo que se va a producir, en el noventa por ciento de posibilidades que puede suceder, o qué se puede hacer…

Solo existe uno, uno que no sé si será más imposible, que el señor Rivera, si de verdad, es un partido constitucionalista y liberal y nacional puede hacer, sin fijarse en los réditos electorales, sino en intentar, que en el enorme problema existente, en el país, con tantas vulnerabilidades e incertidumbres, internas y externas, que no se abstenga en esta moción de censura, sino que vote a favor del Gobierno. (¿Si es que el nuevo partido liberal nacional, no es una nueva Operación Roca, pero que su propio líder no se ha enterado o al menos cumple la mismas funciones y finalidades, aunque sus líderes no sean conscientes de ello? ¡Dicho con todos los respetos y simpatías del mundo….!).

Creo que este sería el menor mal, pero el menor mal, para toda la sociedad, para todas las formaciones sociopolíticas, incluso las regionalistas y las no regionalistas, si es que existe un menor mal, ya en una situación tan compleja. Dejar al Gobierno que termine la legislatura, y después en elecciones, el señor Sánchez pueda ganar las siguientes elecciones, o quizás el señor Rivera, o quizás quién sea. Y ya se abrirá otro u otros horizontes.

Abrir ahora este melón, ahora en la situación actual, es casi abrir la caja de Pandora. Se están abriendo fuerzas, fuerzas sociopolíticas y fuerzas colectivas irracionales, que no vamos a poder manejar, va a suceder como en los dibujos de Walt Disney, cómo cuándo el ratón Mickey, si no recuerdo mal, hace de aprendiz de brujo, y se le escapa el poder y la capacidad de crear nuevas varitas mágicas. Dicho esto, con sumo respeto a todas las formaciones sociopolíticas, sean nacionales o regionales, y dicho esto, con sumo respeto a todos los líderes actuales, sean constitucionales o sean regionalistas.

Si escribo este artículo y si lo publico, es porque creo, que estamos al borde del abismo, estamos al borde de abrir definitivamente la caja de Pandora, porque abierta ya está, pero solo un poco. Paz y bien a todos. Quizás, si entendiésemos que es mejor tener dos manos y diez dedos entre las dos manos, que no solo una mano, y tres dedos. Creo que si se entendiese ese principio, con solo ese principio o máxima, creo que no estaríamos cometiendo tantos errores como se están cometiendo, unos y otros, tirios y troyanos. Paz y bien, paz sociopolítica, pan y paz interior. Y nadie se ofenda, porque a nadie deseo, ni necesito, ni quiero ofender.

http://personal.cim.es/filosofía
© jmm caminero (28-29 mayo 2018 cr).

Fin artículo 1.241º: «Por qué el señor Sánchez va a ganar la moción de censura».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído