Análisis

¿El Apocalipsis se acerca?

¿El Apocalipsis se acerca?
Jafet Barreto.

Queridos lectores, con esta suma amplia de perdedores con la que se pretende gobernar nuestro país, con esta ocurrencia… por calificarla de alguna manera suave, cada vez más, a la mayoría de los mortales nos queda más claro si cabe que, este PSOE, no es desde luego ni un partido moderado ni en el que se puede confiar. Han perdido hasta tres citas electorales y, algún mérito habrán cosechado para ganarse a pulso tal desconsideración, me imagino que no será por casualidad, como tampoco es extraño que con la que han liado, ayer mismo, ya subiera la prima de riesgo y bajara la bolsa. Al final, me va a parecer la pandereta un instrumento demasiado serio para definir según qué cosas.

Bastante significativo es que los nacionalistas, los independentistas, tengan la mínima capacidad de decisión sobre el gobierno de la Nación que, precisamente ellos, están empecinados, día sí y día también, en desmembrar. Todo ello, como mínimo, nos debe llevar a pensar, a demandar, una verdadera reforma de nuestro deficiente sistema electoral. Un español, un voto. De lo contrario, un porcentaje minoritario seguirá decidiendo el futuro de más de 47 millones de españoles.

Y, así, tan alejado de la realidad del pueblo, tan soberbio, el que se aseguraría con esta jugada un sueldo vitalicio de casi 80.000€ al año, el adalid de la tolerancia cero contra la corrupción y demás lecciones morales varias… o nos toma por tontos o nos hace creer que vivimos en un mundo paralelo, porque su partido no es, precisamente, ejemplo de nada… entre los ERES, cursos de formación de Andalucía y la presunta trama de financiación irregular en Valencia. ¿El grano ajeno es una grave enfermedad y la gangrena propia es un pequeño prurito sin importancia? Es lo que tiene la falta de coherencia y la política del latiguillo del «y tú más».

Ahora bien, lo que está claro es que el sr. Sánchez ha creado un potaje de berros, ni más ni menos. Por cierto, como bien dijo en su tiempo el ex presidente del Gobierno de Canarias, Don Lorenzo Olarte, en clara alusión a la creación de un partido nacionalista que aglutinaba las más «curiosas» y «diversas» sensibilidades. Posible programa de gobierno: ¿Excarcelación y acercamiento de presos etarras? ¿Eliminar la aplicación del artículo 155? ¿Más privilegios a los separatistas catalanes y vascos? ¿Tumbar sentencias del Tribunal Constitucional? ¿Más paro, más déficit? ¿Más «política Zapaterista»?

Lo irracional no contribuye a la Política, la degrada. Lo reactivo no aporta a la construcción de una sociedad mejor e integrada. Por el contrario, la fragmenta y continúa alimentando falsas dicotomías. Formar un gobierno constitucional con todos aquellos que desprecian y quieren menoscabar España es una irresponsabilidad. Así de simple.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído