Análisis

Salvador Monzó Romero: «Lo que va de ayer a hoy»

Salvador Monzó Romero: "Lo que va de ayer a hoy"
Salvador Monzó

I
Beldad corporal ninguna
Y la mental más escasa,
-Que ya es decir-, y más rasa;
Señora Robles: fortuna
Mejor si se queda en casa;
No alumbro ningún misterio
Si usted de un Ministerio
Condenada al fuego eterno:
El Gobierno: ¡un infierno!,
Y España… ¡un cementerio!;

Añorar las golondrinas
Ilusas del Zapatero,
Su mente está bajo cero,
O coronada de espinas;
No es usted no el lucero
Del alba, señora Robles:
Sus maneras, que hoy son nobles
Y le sirven de laúd,
Pronto olerán a ataúd,
Y se las tragará dobles;

-Si huyendo de la Justicia,
Tu encontraste cobijo
En la Política, fijo
Que toda tu avaricia
De cántara,… en botijo
Acabará en cuatro días;
Bien moza que tu sonrías,
Pero lo que hoy tus mofletes
Mórbidos, aunque me retes,
Mañana serán estrías;-

Sin don para más reproches,
Señora Robles, mis broches:
¡Dios la guarde!, ¡Buenas noches!.

II
Incluso de monja puedo
Imaginarla vestida
Y en un convento metida;
Pero lanzando un torpedo,
Sin que nada me lo impida,
Ni estando harto de vino,
A la Robles la imagino;
¿Cómo puede hacer la guerra,
Por mar, por cielo o por tierra,
Con un cuerpo tan mezquino?;

Viendo el nuevo Gobierno,
Una sorpresa inmensa
Ha sido, pues uno piensa
Cómo puede un ser tan tierno
La Ministra de Defensa;
Es de pura dialéctica
Que cualquier tipo sin ética
Pronto nos haga la guerra
Por mar, por cielo y por tierra,
Desde Rusia y desde América;

Recorrido el trayecto
De Jueza a ser Ministra,
Hoy sólo nos suministra
Del Zapatero el proyecto,
De sus duelos con la ristra;
Con su cara de Roscón
De Reyes, baila a su son,
Que hacer de nuevo la guerra
Por mar, por cielo y por tierra,
Es toda su ilusión:

Quien duelos hace sonrisas,
Y los vendavales brisas,
Y los funerales Misas
De Gloria, que las Clarisas
La enseñen… ¡a no hacer sisas!.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído