Análisis

Manuel del Rosal : «La perrita turca como síntoma de la política de Sánchez»

Manuel del Rosal : "La perrita turca como síntoma de la política de Sánchez"
Pedro Sánchez TW

«Han tenido que pasar milenios para llegar a esto: el hombre ha pasado de adorar a los fenómenos de la naturaleza a adorar a los dioses paganos, luego a postrarse ante los dioses de las religiones, para terminar idiotizado ante los dioses de la imagen»

El escritor francés Gustave Flaubert decía esto ya en el siglo XIX: «Las edades del hombre han sido paganismo, cristianismo e idiotismo» Se imaginan lo que hubiera dicho en este siglo en el que la imagen todo lo domina, aunque esa imagen esté hueca y carezca de tuétano. Esta edad, además de ser la del idiotismo, es una edad líquida, sin cohesión, sin fuerza, acomodaticia e insustancial. La prueba está en que, un estúpido de manual puede pasar por inteligente y capaz, si así se proyecta su imagen a los ojos de los ciudadanos. Sabedor de que, en este mundo idiotizado, una imagen vacía e inane tiene más fuerza que los hechos contrastados y un mensaje en Twiter más autoridad que una encíclica papa, lvan Redondo, Jefe de Gabinete de Sánchez, ha tomado las riendas de esta campaña electoral que va a durar dos años y estará basada, no en hechos, sino en la proyección de imágenes en tecnicolor y tres dimensiones del presidente y su gobierno.

El señor Sánchez empieza a mostrar su imagen mediática y como símbolo de ella nos ha sido presentada su perrita Turca. Zapatero nos presentaba a sus hijas, Pedro Sánchez nos presenta a Turca, una perrita adorable. La imagen de Pedro Sánchez sentado y acariciando con infinita ternura a Turca está haciendo babear de placer a los animalistas, los cuales le votarán extasiados. A sus seguidores, militantes y simpatizantes les muestra su amor a los animales abrazando a Turca y su amor a los inmigrantes – que no a los españoles – permitiendo que lleguen por miles a España, y quedan idiotizados ante semejante muestra de humanidad, Los votos mediáticos los tiene asegurados. Si Turca pudiera hablar diría que ella no participa de esta estrategia ideada por el Maquiavelo Ivan Redondo; yo la creo porque no dudo de la dignidad y decencia de la perrita.

En los años 40 y 50 en España triunfaba el músico Xavier Cugat. Este dirigía su orquesta con una perrita chihuahua sostenida encima de una de sus manos. Dirigir una orquesta no es dirigir un país; eso es mucho más serio, sin embargo, Pedro Sánchez parece que en sus primeras apariciones y manifestaciones se inclina por gobernar con la perrita Turca como reclamo y a base de apariciones en TV, promesas de tómbola y videos de sus carreras y estiramientos por los jardines de la Moncloa. Estoy seguro de que Ivan Redondo ya le está gestionando apariciones en Sálvame de luxe y en Supervivientes. Mostrará con todo ello que es el segundo – El primero fue Zapatero – presidente que ¿gobernará? un país desde las bambalinas, los focos, las pantallas de TV y los programas de más audiencia. Llevado de la mano de Ivan Redondo, Pedro será el muerto en el entierro, el niño en el bautizo y el novio en la boda; es decir, será la salsa de todos los guisos mediáticos que embelesan al personal. Lo de gobernar, gobernar; de momento no parece estar presente, entre otras cosas porque carece de programa ya que accedió a la Moncloa legalmente, pero no legítimamente. La legitimidad la dan las urnas.

El gobierno de Pedro Sánchez me recuerda a Masterchef, donde se hace y se dice de todo menos cocinar, al igual que en el gobierno de Sánchez se hace y se dice de todo menos gobernar. Hay una diferencia entre Masterchef y el gobierno Sánchez; Masterchef es un reality show mientras el gobierno Sánchez nada tiene que ver con la realidad que viven España y los españoles.

Manuel del Rosal

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído