ANÁLISIS

Julio Ariza: ‘RTVE y la farsa de la izquierda caviar’

Julio Ariza: 'RTVE y la farsa de la izquierda caviar'
Audiencia, televisión, televisor, espectador. TV

Mientras centenares de miles de ancianos pasan tremendas penurias, estos farsantes de la izquierda radical caviar se mofan disputándose como buitres esos mil milloncetes que deberían servir a la justicia social de los más necesitados…

Amanece en Madrid. El aire fresco entra por la ventana y te produce una maravillosa sensación de bienestar. Estás vivo un día más, parece que Dios así lo quiere de nuevo.
Rescato la tablet del maletín y comienzo a hojear la prensa, como es mi obligación de periodista y editor.

Dos periodistas radicales de ultra izquierda son la propuesta regeneradora y democrática de los chicos de Podemos y del PSOE para presidir radio televisión española. Nada saben ninguno de ellos ni de radio ni de televisión, nada saben de gestión empresarial, nada saben de respeto y tolerancia a las ideas de los demás, pero ahí los tienen, propuestos para presidir una corporación con un presupuesto de casi 1000 millones de euros.

Ana Pardo, directora de Público.es borra más de 13.000 tweets cuando sabe que puede ser propuesta para el cargo. Gil, director de política de Eldiario.es borra más de 11.000. Pero el borrado no impide que haya quienes ya tienen colecciones completas de tweets de muchos de estos personajillos…

La lectura de esta información produce verdadero bochorno. La forma como trafican con puestos de responsabilidad en la Administración Pública es digna de cualquier país bananero. El afán por conseguir un cargo que les permita creer por algún tiempo que son «alguien» les ciega completamente.

Televisión Española nos cuesta a los maltratados españoles 1000 millones de euros al año. Miles de trabajadores están día tras día prácticamente ociosos en sus instalaciones mientras el «ente» paga cientos de millones a productoras externas de amiguetes por hacer programación basura. La decisión del gobierno de Zapatero, ejecutada por Fernández de La Vega, de quitar la publicidad a la televisión pública para entregarles esos 500 millones a los dos operadores privados del duopolio, constituyó un asalto a mano armada al bolsillo de todos.

Mientras centenares de miles de ancianos pasan tremendas penurias, millones de pensionistas apenas llegan al umbral de la supervivencia o miles de mujeres embarazadas no disponen ni de lo mínimo para sacar adelante sus embarazos y sus hijos,estos farsantes de la izquierda radical caviar se mofan disputándose como buitres esos mil milloncetes que deberían servir a la justicia social de los más necesitados…

Pero estén ustedes tranquilos que ni en eldiario.es ni en público.es ni en La Sexta ni en El País van a encontrar ustedes una sola línea dedicada al objetivo de defender que antes de gastar en una televisión pública miles de millones se atiendan las necesidades de los mas desamparados.¡Y no les da vergüenza!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído