Análisis

Santiago López Castillo: «3 en 1»

Santiago López Castillo: "3 en 1"
Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Casado y María Dolores de Cospedal (PP). PD

La cosa se planteó como un 3 en 1. Lubricación. Eso. Como ese aceite mágico antioxidante. El otro se desparramó con motivo del orgullo gay, maricón el último. Y fueron tres (tres eran tres…) para, de momento, reducirse a dos. La prensa incendiaria, «amarilla», incluido el radiofonista verbenero Herrera, no para de criticar las primarias o últimas del PP; está en los genes de la izquierda cerril e intransferible. Antes, porque era el dedazo aleatorio o porque se perseguía la elección a la búlgara. El caso -como ustedes saben- quedó, por este orden, en Pablo Casado y Sáez de Santamaría, la ex vicepresidenta victoriosa, y de Cospedal, descartada.

Pero Pablo Casado ha salido respondón y un tanto meritorio revisable de exámenes de carrera. Seguramente, y no estoy en interioridades de su partido, soy del régimen del Real Madrid como me decía don Santiago Bernabéu, que Dios le tenga en su gloria; Casado, quería expresar, puede llegar a ser un gran líder del PP: por juventud, sabiduría y destreza parlamentaria. Pero, creo yo, le falta un punto de humildad, y esa virtud (contra soberbia humildad) siempre cotiza en bolsa de las supervivencias divina y humana.

Desde lejos, se me antoja que el nuevo PP debe reaparecer unido y con los postulados clave de su refundación, cuando pasó de AP al Partido Popular. Apostando por la vida, no optando a la cultura de la muerte que tanto enarbola la izquierda, y hoy, más que nunca, reafirmando la unidad de la Patria. Sí, me parece un acierto la propuesta de ilegalizar los partidos independentistas. Y volviendo a la almendra de su próximo congreso para designar el líder, Sáez de Santamaría debería ser la cabeza visible y Pablo Casado, su secretario general, que tiempo tendrá -por valía y edad- de liderar la formación conservadora. Mª Dolores de Cospedal debería ocuparse de Castilla-La Mancha, que ya ganó en las dos últimas elecciones pero que en los últimos comicios decidieron las «urnas» de los despachos. García Page es una marioneta o veleta giratoria en manos del terrateniente José Bono.

Por último, un debate entre la ex vicepresidenta y el vicepresidente de Comunicación serviría para burla y desaire de este inquilino de la Moncloa entronizado por la puerta falsa que se esconde cual marmota -en su sentido metafórico- y no da una rueda de prensa ni a palos; él, que criticaba a Rajoy y le apodaba «plasma». Sánchez es el plasta de este desgobierno que nos ha tocado vivir en cobardía y apoyado por los enemigos de España, él el primero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído