El mundo por mi cuenta

Sin autoridad, España no durará

Sin autoridad, España no durará
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

La historia y la práctica, no las ideas, demuestran incontestablemente que sin autoridad España no se puede organizar.

Por eso esta partitocracia no sirve. Fuera de los partidos no hay nada. Por eso no es auténtica democracia.  ¿Cómo es posible que estemos en manos de  políticos que no han sido elegidos más que por ellos mismos en manos de dirigentes que nos van a salvar  y acaban salvándoles sólo a ellos en su chalet o en la Moncloa, llevando al país a la deriva mientras  pretenden abrir el mar, como Moisés, al tráfico de seres humanos?

La historia y la práctica, no las ideas, demuestran incontestablemente que la falta de autoridad de gobiernos débiles como los que ha tenido España ha sido siempre aprovechada, por partidos, colectivos, defraudadores, personajes de toda calaña en beneficio propio, debilitando el Estado y procurando su ruptura y conduciendo a la Nación hacia la anarquía y el chantaje permanente: los separatistas catalanes, el cupo vasco, los mediopensionistas baleares y valencianos, los controladores aéreos, la Corina,  los taxistas, el comisario Villarejo, etc… ¡Eso, si no se utiliza un gobierno de minoría, para gobernar contra la mayoría!

El problema es que no hay un gobierno, ni un partido, que en aras de los intereses generales y no de conservar sus parcelas de poder, afronte con decisión, autoridad y sin complejos, el problema de la representación política que ha citado  de pasada Pablo Casado y el de adoptar las medidas que impidan la ruptura y debilitamiento de España.

El principio de autonomía ha acabado con el principio de autoridad, que ningún partido quiere ejercer so pena de perder el poder aunque, finalmente se pierda igual, como acabamos de ver.

Porque se ha querido confundir el principio de autonomía, según el cual el poder debe estar cerca de los ciudadanos sobre los que se ejerza, con que se entregue el poder a unas camarillas que chantajean continuamente al Estado, o sea, a todos nosotros.  

El problema es lo que estamos tardando en corregir los excesos del estado autonómico donde están nuestros principales  problemas para reforzar el Estado y la posición del papel de España en el mundo y haciendo visible que es de los ciudadanos, no de los partidos.

El que confunde interesadamente el autoritarismo con la autoridad, es el que no quiere respetar nada, lo cual es incompatible con  la vida en sociedad. Sin autoridad, -toda la que el golpe separatista en curso, chantajes, fronteras y anarquías diversas demanden,- España  no durará.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído