ANÁLISIS

Víctor Entrialgo: «Uno o dos golpes»

Víctor Entrialgo: "Uno o dos golpes"
Pedro Sánchez en La Moncloa (PSOE). EF

Que España es plural es decir nada y sobre todo nada constitucional, pero sirve como coartada a este PSOE de 86 diputados para apoyarse no en la circuntancia de un golpe estado sino en los propios golpistas para acceder a un poder que, sin esa felonia, no hubieran alcanzado nunca.

Si aquí ha habido dos golpes o sólo uno sólo es discutible, porque esto viene ya del ínclito Zapatero pero lo que hay sin duda es una usurpación ilegitima del poder apoyándose en quienes queman cada dia una página de la Constitución. Se trata de un fraude de ley cometido por nuestro Gobierno, que al amparo del texto de una norma persigue un resultado prohibido por el ordenamiento.

Mientras España arde en decenas de incendios, acompañamos a los presos sanguinarios hasta su casa y el golpe separatista continúa prendiendo fuego a la Constitución y el Presidente de la Generalitat «exige» al Rey que pida disculpas por guardar y hacer guardar la Constitución prohibiendo incluso su libertad de circulación, o sea, el colmo de la inconstitucional sin que nadie haga nada, el presidente Sanchez coge el Falcon para ir al concierto snob de su grupo favorito, se apresura a colocar a sus amigos por si esto dura poco e instala descaradamente a su mujer ya instalada y subvencionada después de terminar de redecorar la Moncloa acercando sus subvenciones a donde se reparten.

Como entretenimiento para los españoles, saca a Franco del valle de los caídos, traslada a los etarras para pagar al PNV la plaza de La Moncloa, lleva a cabo con el Aquarius un efecto llamada a África, que solo Dios sabe en qué terminará, la ministra Meritxell vuelve a la peluquería para seguir no diciendo nada y el problema de la política española de estas vacaciones electorales permanentes es el Master de Pablo Casado.

El golpe del Presidente, su desfachatez para conseguir el poder con los enemigos de la unidad de España, parece toda una provocación con la chuleria personal y la añadida que sólo pueden dar los poderes fácticos y cercanos que le apoyan a él y a su mujer, de los que ya nadie habla. Ninguna mujer que no los tuviera se prestaría a redecorar la Moncloa el primer dia, coger el Falcon para un concierto y dejarse instalar aún más cerca de las subvenciones.

Todo es electoral. No hay tiempo para pensar, ni para la gestión, ni para los actos de gobierno. No digamos para luchar contra el golpe o proyectar el futuro. Todo es inminencia, todo es decoración e improvisación.

Todo es elección, España está bloqueada por uno o dos golpes, pero curiosamente el Presidente usurpador sigue sin poner las urnas.

Víctor Entrialgo

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído