Análisis

José Luis Suárez Rodríguez: «El último apretón de Quim Torra»

José Luis Suárez Rodríguez: "El último apretón de Quim Torra"
El xenófofo Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña. EP

«Apretón -dice el Diccionario- es la presión fuerte y rápida de un cuerpo sobre otro». Extensivamente, en el ámbito moral, «la presión de una voluntad sobre otra voluntad». Pero el concepto halla otra acepción fisiológica, muy expresiva: «el movimiento incontenible de los intestinos que produce la necesidad imperiosa de evacuar violentamente».

En el apretón, con sus caracteres de presión coactiva y de fuerza intestinal, queda retratado el personaje político que Quim Torra representa, mostrando siempre una figura esperpéntica presta a la amenaza, el desafío, el chantaje y el ultimátum.

Torra va por la vida a empellones: tenso, apurado, insultando a los españoles, odiándoles, vituperándoles… Torra aterra, es como un terremoto, que cunde soterradamente con violencia espantosa.

El ansia, el estrépito, la impulsividad compulsiva se adueñan de este individuo político que está siempre apretando, con acometidas violentas y delirantes. Quim se encuentra siempre en situación de «apretura», que es lo contrario de la «apertura». No le pidáis diálogo para el entendimiento, él prefiere el pacto impuesto desde él: «referéndum o referéndum», auto-determinación o autodeterminación», «independencia o independencia». Es la opción autista del activismo radical.

Torra presume de radicalidad: «Tengo -ha dicho- a toda mi familia apuntada al CDR» (Comités de Defensa de la República). Se trata, con la CUP y sus arranes, de uno de los movimientos nacionalistas representativos del ultra soberanismo violento, que han asumido con más fuerza la xenofobia, la supremacía catalana, el odio a lo español, el separatismo excluyente.

En el aniversario reciente del 1-O, cuando se manifestaban los CDR, entre ellos los hijos de Torra, fervorosamente radicales y provocadores, como su padre, éste se acercó a uno de los grupos, especialmente fanático, y les acompañó en sus proclamas: «Sin violencia, no hay independencia», «Republica Ya» … Y les arengó: «Seguid apretando», apoyándoles en la agitación de la calle, en la protesta y el vandalismo: «No tengáis miedo -les decía-, no debéis tener miedo».

La única salida que le cabía a Torra, desbordado por el fanatismo de sus fans, era el grito intestinal del aciago apretón: el ultimátum desafiante de un «referéndum de autodeterminación pactado ya», antes de Noviembre.
Ha sido su ultimo apretón. Al que seguirán, no cabe duda, la peste, el oprobio, la condena, que le llevará a la cárcel.

Las propuestas inútiles del gobierno de Sánchez: dialogo, distensión, convivencia, apaciguamiento, normalización, autogobierno…, han sido incapaces de doblegar el sino pertinaz, imaginario y verborreico del derecho a decidir, la autodeterminación, el soberanismo, la desobediencia, la unilateralidad, el desacato, el conflicto, la movilización, el odio…, que estriñen y aprietan a Quim Torra.
_______
*José Luis Suárez Rodríguez es Director de www.masespaña.es Es autor de Filosofía y Humor y Lúdica. Asesor. Analista Político.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído