ANÁLISIS

Federico Jiménez Losantos: «El peor insulto a Andalucía son sus políticos»

Federico Jiménez Losantos: "El peor insulto a Andalucía son sus políticos"
Susana Díaz (PSOE). EP

Afirma tajante Federico Jimánez Losantos este 19 de octubre de 2018 en ‘El Mundo’ que a Susana Díaz no le ofendió que el catanazi Torra escribiera que el español, lengua materna de los andaluces, es «la lengua de bestias con forma humana con un bache en el ADN».

Y tampoco le ha importado que su partido esté en el Gobierno gracias a los catanazis, los bildutarras, los hijos de Sabino Arana y los socios de la checa caribeña («El andaluz es un ignorante y vive en la miseria cultural»).

Tampoco le ha molestado a Díaz que su Gobierno, tras haber saboteado la acción de la Justicia en el caso de los ERE con la campaña de insultos a la juez Alaya y tras sustituirla por la amiga Bolaños, dos años sin dar golpe, llegue la juez Ordóñez y denuncie un «fondo de reptiles de inmensas proporciones» en todas las consejerías de la Junta, que ella ha heredado de Chaves y Griñán, imputados ambos en el mayor caso de corrupción de Europa.

No se inmutó la presidenta en funciones de la Junta tras descubrirse que la prostitución era una de las actividades habituales, pagadas con dinero público, en su corrupta FAFFE.

Tampoco al oír a la ministra de Justicia del Gobierno del PSOE celebrar con la flor y nata de las cloacas del Estado -Garzón, Villarejo- que se crearan prostíbulos para conseguir «información vaginal» y chantajear a jueces, políticos y empresarios. Insiste en no legalizar la prostitución porque es «una forma de esclavizar a la mujer», pero al más famoso de los puticlubs regionales, Don Ángelo, sólo le ha faltado organizar el congreso regional del PSOE. Si no lo ha hecho.

Tampoco le preocupa que miles de alumnos andaluces reciban clases en barracones prefabricados desde hace muchos años, ni que Andalucía esté a la cola de España y de Europa en todos los informes PISA sobre capacidad escolar. Tal vez porque ella es una de las beneficiarias de ese bajo nivel de exigencia académica. Diez años le costó aceptar -no diré cursar y aprobar- el título de Derecho.

Lo que ha indignado a Díaz y Bonilla no es que Andalucía tenga el peor nivel escolar de España según, insisto, todos los informes PISA, sino que Tejerina diga que los niños de 10 años en Andalucía tienen el nivel de comprensión de los de ocho en Castilla y León, cuyo nivel, ojo, es el más alto de España, mejor que Madrid. Dice que eso es «insultar a Andalucía». Así que estudiar en barracones es bueno; denunciar el resultado, intolerable.

El peor insulto a Andalucía son sus políticos. Y sus votos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído