ANÁLISIS

Jorge del Corral: «¡Borrell, Ábalos, Planas, Montero, Calviño, Grande-Marlaska! ¿Qué hacéis en este desgobierno?

Jorge del Corral: "¡Borrell, Ábalos, Planas, Montero, Calviño, Grande-Marlaska! ¿Qué hacéis en este desgobierno?
Ministros del Gobierno Sánchez ya caídos o marcados por un pufo. EP

Me imagino el estado de ánimo de Josep Borrell, Jose Luis Ábalos, Nadia Calviño, Luis Planas, Fernando Grande-Marlaska y María Jesús Montero, formando parte todavía de este desgobierno de ministras y ministros del plagiador cum laude y mentiroso Pedro Sánchez: perfectamente descriptible.
Y no es para menos.

Son personas serias, con sólida formación en cinco de ellas y experiencia política acreditada en cuatro, que ahora se ven arrastrados por el fango de la mentira, la marrullería y el descrédito de quien les nombró y de algunas y algunos que les acompañan cada viernes en una mesa del Consejo de Ministros que a este paso presidirá más veces la vicepresidenta que el titular.

Supongo que por lealtad a Sánchez aguantan en el cargo, aunque habrán puesto un límite a su permanencia si el presidente se empeña en llegar al final de la Legislatura sin convocar antes elecciones generales, que es lo que pide la situación, la decencia y el votante (al que ahora hay que llamarle gente).

Acostumbrados a la mesura y al rigor, los seis desentonan en un desgobierno que se dirige únicamente por el marketing, que es como decir por la patraña y el engaño, esa  herramienta que se ha impuesto a la comunicación tras sustituir ésta al periodismo y que no es más que un conjunto de técnicas y estudios (sin principios éticos ni normas morales) que tienen por objeto mejorar la comercialización de un producto.

Y el producto, en este caso, se llama Gobierno (ex) bonito de Sánchez, para el que cada día elaboran desde Moncloa reclamos publicitarios que difunden a través de redes sociales, declaraciones urbi et orbi, tribunas políticas o medios de comunicación. No importa hacerlo bien o mal, ser serio o tunante.

Lo que importa es engatusar a la gente, entretenerla con medidas populares, imposibles y demagógicas. Engañarles, en una palabra

. Es lo que hace cada día el gabinete de Sánchez, esté entre nosotros o viajando desaforadamente de un lugar a otro del mundo para hacerse fotos con quien interese en cada momento y con tal de no estar en su lugar de trabajo, aguantando el chaparrón y haciendo frente a los problemas porque cada vez que las cosas se le complican se sube al avión y pone tierra de por medio.

Viajes El Corte Inglés a destajo con photo cool incluido para intentar mejorar la imagen del plagiador de cara a la cita con las urnas, que tiene toda la pinta que será al final de la Legislatura (junio 2020) porque sabe el aguantategui que nadie de los que le auparon, ni siquiera el traidor y ventajista PNV, le monta una moción de censura para devolver el poder a la derecha.

Así que, hasta entonces, mucho viaje internacional, muchas fotos con líderes internacionales de los cinco continentes y mucho acto-espectáculo como el de la entrega de papeles de ETA por el primer ministro francés.

Pero eso sí, sin que él o un miembro de su desgobierno asistiesen a la inauguración del AVE La Meca-Medina, uno de los proyectos más notables de la ingeniería española y el contrato de más valor y duración de los logrados por empresas nacionales (públicas y privadas) fuera del país.

Un hito constructivo sobre el que la comunidad internacional puso sus ojos cuando el Rey Salman lo abrió el 25 de septiembre, y al que el desgobierno de Sánchez dio la espalda enredado en nuevas mentiras de la Notaria Mayor del Reino y porque no había sido invitado tras el sainete del amago de paralizar la venta de 400 bombas de guiado láser a Arabia Saudí y, como consecuencia y retorsión del reino suní, la cancelación de las fragatas contratadas con el principal cliente de nuestra pujante (y espero que duradera) industria militar.

Este desgobierno, que sale a escándalo diario, ni es ni bonito, ni feminista, ni social. Es un gabinete colapsado por las rectificaciones, la ineficacia y la mentira, elevada a instrumento político válido para todo.

Un desgobierno que juega a la ruleta rusa con España y los españoles.

JORGE DEL CORRAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído