ANÁLISIS

Alfonso Ussía: «Y doña Begoña, ¿cuándo trabaja?»

Alfonso Ussía: "Y doña Begoña, ¿cuándo trabaja?"
Alfonso Ussía, Begoña Gómez y Pedro Sánchez. EP

El líder del PSOE ha hecho lo imposible por evitarse el trago, pero muy a su pesar vuelve a la actualidad su plagiada tesis y con ella retorna la guasa a las columnas de opinión (Ni España ni los españoles se merecen a Pedro Sánchez y este Gobierno de mierda).

El siempre brillante Alfonso Ussía se suma este 23 de octubre de 2018 al cachondeo general desde su atalaya en La Razón, para señalar que Pedro Sánchez no podrá comparecer para explicar la farsa de su doctorado en el Senado «porque su agenda internacional novembrina se lo impide» (Angel Expósito: «Pedro Sánchez hace que no ve el asesinato de Khasoghi en el consulado saudí porque hay elecciones en Andalucía»).

Y puesto en faena, Ussía ironiza con el personaje que se ha convertido de hecho en el ‘amo‘ del gobierno socialista:

  • «Su vicepresidente Iglesias, el espeso, no estará en condiciones de aliviarle el trabajo, porque también su agenda cerrada con forajidos, golpistas, antiespañoles y terroristas no le permite echar una mano a su socio antidemocrático. El trabajo ante todo. Sea recordada la anécdota de las audiencias del Jefe del Estado del anterior régimen, el general Franco.
  • Sus audiencias tenían lugar los miércoles. Recibía primero a las de menor importancia institucional y la última de la sesión a la persona o corporación más representativa. La primera, presidida por un personaje muy conocido, correspondió a la «Asociación de Amigos de la Capa». Con posterioridad a los saludos y unas palabras absurdas del presidente de la asoci
  • ación capera, Franco los mandó a paseo. La segunda a «Los Amigos de los Cigarrales de Toledo», que presidía el mismo personaje muy conocido, y que obviamente, saludó a Franco por segunda vez en menos de diez minutos. Concluída la emocionante disertación del presidente de «Los Amigos de los Cigarrales», Franco les recomendó lo más lógico que se puede recomendar a los amigos de los cigarrales toledanos. «Cuídadme los cigarrales».
  • Ya en el exterior del despacho del Jefe del Estado el presidente comentó a sus compañeros cigarraleros: «Su Excelencia ha estado muy bien y ha sido muy cariñoso en sus palabras».
  • La tercera audiencia, por costumbre, se concedía a un embajador, al Consejo de Administración de un Banco o a un grupo laboral acompañado por Girón de Velasco o el padre de Juan Luis Cebrián. Y la última audiencia, a una institución de gran importancia.
  • Aquel miércoles, al Instituto de Cultura Hispánica presidido por el mismo señor que habia comparecido en las dos primeras audiencias, la «Asociación de Amigos de la Capa» y la de «Los Amigos de los Cigarrales de Toledo».
  • Con grácil desenvoltura por la experiencia acumulada en aquel día, el señor muy conocido saludó a Franco por tercera ocasión durante la misma mañana. Y al estrechar la mano del Jefe del Estado por tercera vez, Franco le preguntó con su habitual ceceo: «Tengo una curiocidad. Uzted, ¿cuándo trabaja?».

Y llegado a este punto, Ussía apunta con sus dardos a Begoña Gómez:

  • El dudoso Doctor Sánchez, presidente «okupa» del Gobierno de España, gusta viajar con su esposa allá donde el deber lo demanda. Para mí, que es ella la que organiza los viajes oficiales y con gran generosidad permite ser acompañada por su esposo. Sería interesante analizar la agenda viajera del doctor en trance de dejar de serlo, y si doña Begoña se propone unirse al agotador periplo novembrino.
  • Para ello, se vería obligada a pedir unas vacaciones extraordinarias en su nueva empresa. No entra en la normalidad laboral que una empleada de muy alta remuneración se largue durante treinta días con su marido con apenas un mes de trabajo cumplido. Menudo chollo de empresa. Y lo que és más grave.

Con no poca retranca, añade Ussia:

  • El continente africano no merece ser abandonado así como así, sin ser avisado o advertido previamente del temporal abandono. El trabajo de doña Begoña, con muy alta remuneración secreta, no es otro que ocuparse de África desde el Instituto de Empresa, y para ello tiene la obligación de centrarse en su quehacer contractual.
  • Porque de darse la circunstancia de una ausencia prolongada de doña Begoña, los españoles, esas buenas gentes que todo lo soportan y toleran, y entre ellos, con especial motivo los Inspectores de Trabajo, harían bien en solicitar una entrevista con el marqués de la Romana o el señor Güemes y preguntarles, como hizo Franco con aquel señor muy conocido: «Y doña Begoña, ¿cuándo trabaja?».
  • Porque el doctor a un paso de dejar de serlo es ya mayorcito para viajar a solas con su séquito, sin poner en peligro el desarrollo socioeconómico de África. No se trata de romper unos agradables planes viajeros, sino de recordar a doña Begoña que de su generoso sueldo depende la estabilidad de todo un continente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído