ANÁLISIS

Carlos Herrera: «Iglesias va regalando por ahí autodeterminaciones; ¿pero no queda gente decente en el PSOE?»

Carlos Herrera: "Iglesias va regalando por ahí autodeterminaciones; ¿pero no queda gente decente en el PSOE?"
El periodista Carlos Herrera (Cadena COPE). EP

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Es martes. Es 23 de octubre del 2018. Hay tiempo estable. Y ojo porque el fin de semana, el fin de semana se anuncian las primeras nieves en la mitad norte y una bajada de las temperaturas entre 8 y 10 grados menos, y el final de este otoño bonancible y amable de rebequita como mucho, eh (Escalofriante cornada de Carlos Herrera a El País por su «infame» editorial pidiendo la libertad de los golpistas).

De rebequita como mucho. Ahora ya, pues algunos sacarán el plumón, otros se pondrán unos abrigos imposibles porque la gente es muy exagerada, y tal y que cual (Herrera se parte de risa con la podemita que llamó Felipe ‘cuarto’ al rey: «Uve más palito es Felipe ‘sexto’, corazón»).

El 4 de noviembre es San Carlos Borromeo. Ya le adelanto que este programa verá con muy buenos ojos si ustedes quieren enviar un obsequio o cualquier atención, tenemos varios garajes y hangares preparados para ir guardando y acomodando las cosas. Le digo esto porque San Carlos Borromeo es el patrono de la banca, y el día 5, un día después del patrono de la banca, el Supremo, en teoría, tiene que poner un poco de orden en este…

No no voy a llamarlo sainete, pero, desde luego, en este despiste colectivo que ha ocurrido con el asunto de las hipotecas. Saben ustedes que una sala del Supremo dijo:

«El impuesto de Actos Jurídicos Documentados, este sacamantecas que, como siempre, aprovecha el Estado cuando hay un momento en que dos se ponen de acuerdo para llevarse algo, bueno, pues eso lo tiene que pagar el banco, no el cliente».

Y lo justificó con razones jurídicas, pero lo hizo en una sentencia un poco ambigua. Quiero decir que el baño estaba acabado, pero no estaba alicatado. Se podía utilizar el inodoro, el romi se abre… El romi, ¡’qué antigüedad!

¿Tú sabes lo que era el romi? El romi era un armarito que se abría, dos hojitas que tenían espejito y dentro ponías tú tu cremita para las cejas y esas cosas. Bueno, pues el romi bien presentado, tal… Pues sí, pero no estaban las racholas. No, había cosas que no. ¿Por qué? Pues porque era demasiado ambigua la sentencia, si ustedes me lo permiten.

Hoy lo cuenta muy bien González Urbaneja en ‘republica.com’, y a ver cómo salen de lío. Van a salir del lío pero va a ser muy difícil que el Supremo salga del lío sin quedar tocado.

¿Y qué lío? Pues que vamos a ver, tú puedes sentenciar, puedes crear jurisprudencia, pero no puedes hacerlo emitiendo una sentencia en la que no cierras el tema de la retroactividad. Es decir, vale, de acuerdo, a partir de ahora según está sentencia sabemos que el banco es el que tiene que pagar el impuesto. Bueno, pues sabemos a qué atenernos. Pero no decía nada de lo que ocurrió hasta este momento.

¿Y ello qué significaba? Pues que si es que sí, aquí hay un aluvión de demandas judiciales que pone patas arriba todo el sistema. Además de hacerle un agujero en la banca considerable.

Pero bueno, eso ya son otras otras consideraciones. Y, claro, de aquí se sale mal en cualquier caso porque si ahora dicen «no, no podéis recuperar lo que creíais que sí ibais a recuperar». Hubo gente que le hizo ilusión, «qué bien, me voy a llevar 2000 € a casa o 2500», no, si ahora el Supremo te dice «no, no, simplemente es a partir de ahora». Eso claramente es combustible para discursos fáciles.

El discurso de la banca siempre gana, que ya se está viendo que no, pero bueno. El discurso de la banca son tan fuertes, han presionado, el propio Supremos se encoge, etcétera, etcétera. Si dices que sí, pues que se prepare el sistema judicial. ¡La actividad que va a ver al respecto! Y en cualquier caso, tú quedas un poco mal, Tribunal Supremo, porque son 15 días aguantando la respiración la gente del negocio, la gente de la banca.

Miren, los bancos, los bancos no van a perder dinero dando créditos porque no están para eso. Los bancos son unas empresas que hacen negocio y tienen accionistas entre los cuales tienen que dar explicaciones. El banco no va a subvencionar la compra de una vivienda de nadie.

Y el banco o el cliente, si usted me apura, al final sí o sí va a ser el que pague esos impuestos, bien porque se diga que lo paga directamente como hasta ahora o bien porque lo va a pagar el banco, pero el banco se lo va a cobrar de otra manera en la hipoteca. Oiga, que nadie subvenciona nada.

Pero mientras tanto, en el camino nos hemos comido, seguramente, parte de la estabilidad de un tribunal, que es el tribunal al que mira todo el mundo cuando tiene que sentar, tiene que dictar una sentencia sobre un caso, a ver qué ha dicho el Supremo sobre estas cosas.

Bueno, pues un magistrado lo mira, ha creado jurisprudencia, y sobre eso… Pues se elabora, pues lo que tenga que elaborar. Delicado, como le digo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído