Análisis

Victor Entrialgo De Castro: «Un GIN-CIS»

Victor Entrialgo De Castro: "Un GIN-CIS"
Coñas en la red con la cocina del CIS de Tezanos. PD

En el callejón de San Jerónimo, donde ahora se refugian escondidos vividores, nominadores y gente que no ha trabajado nunca, asistimos el otro dia a la paliza que Pablo Casado y Albert Rivera le pegaron a un usurpador, con cara de espia malo de una peli de 007, un presidente «indecente» proyector y narciso, responsable de que perdure el segundo golpe de estado contra la Nación española en democracia.

Responsabilidad política que si me apuran, quizás fuese merecedora de consideración penal, por servirse para alzarse con el poder en la Nación de una moción de censura de golpistas separatistas conspirando contra la Constitución y los intereses generales, ayudados por un puñado de comunistas que ahora ponen chaqueta sobre sus iniciales camisetas de propaganda dispuestos a pedir un bis a bis en la cárcel con los golpistas para recogerles el jabón de los presupuestos.

Exhausto y arrinconado en el callejón el presidente le dijo a Casado, «usted y yo hemos terminado» cuando el que habia terminado era Casado con él. Los chascarrillos de la paliza provocaron la euforia tanto tiempo esperada del centro derecha, que se fueron a tomar unos guiskipesis cuando, en su lugar, los camareros de la Moncloa, Jose Félix Tezanos e Iván Redondo les sirvieron a todos un GIN-CIS digno de caer patrás, con una raja de limón y tantos hielos que aquello era puxarra lo que lejos de darles un punto, se lo quitó, pues se lo dió todos a su jefe, Pedro Sanchez, dejándoles por todo efecto a todos a los que tuvieron que tragarse aquel bebedizo intragable la reacción propia ante una mentira increíble, mear y no echar gota y una risa fácil y floja.

Al salir de la fiesta de los GIN-CIS de este PSOE de paso, entre las ráfagas de música que aún llegaban de la fiesta de Ferraz y los ecos de pleitos remotos todos, políticos y viandantes se miraban a ver si llevaban la carapintada.

En la sede de Ferraz después de la cocina del CIS, mientras a todos nos daban el bebedizo del GIN-CIS, seguro que los de este Gobierno provisional de campaña electoral dirigido por Ivan Redondo bebían otra cosa, porque con el agua chirle que nos dieron a los demás, ni siquiera puedes mentir. Y ellos con el CIS mienten como cosacos, luego Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal con su VOX, deben estar cabalgando. Hasta que traten de emborracharlos y tumbarlos con un nuevo GIN-CIS.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído