ANÁLISIS

Santiago López Castillo: «Popurrí político»

Santiago López Castillo: "Popurrí político"
Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, el comisario Villarejo y Dolores Delgado. EP

El atolondrado presidente del Gobierno tiene en danza a toda la nación, cada vez más fragmentada. Que dice una gilipollez, pues sus corifeos/as dos y media. Y ahí llegó postrada de hinojos la indigente cultural de Carmen Calvo pidiendo al Vaticano que exorcizase a Franco y lo mandase a los limbos no fuera ser que sacase el sable y nos decapitara. Verdaderamente, estos agnósticos reunidos, con tal de expandir el odio son capaces de hacer la señal de la Cruz o un ora pro nobis porque de ellos es el reino de los cielos. Jo. Y en ese frenesí justiciero (se saben ganadores de la guerra civil), hasta es el mequetrefe o impedido de Pablo Echenique enarbola la pobreza pero vive en casa de lujo, barrio de Salamanca, brama con voz de Hawking para que el general no vaya a la cripta de la Almudena. Esta troupe desconoce, claro, lo que es la Iglesia ni tampoco sabe que el «dictador» derrotó al comunismo y liberó de la muerte a millones de católicos.

En esas que aparece el Niño de la Bola. Así le tengo valorado. Es Albert Rivera. El chico que dice una cosa y la contraria. Juega a santo y a meter trolas o bolas. No es un político coherente. Es inviable para unas próximas elecciones -¿quién sabe cuándo?- en que el centro-derecha desaloje a este intruso de la Moncloa, o, lo que es igual, la recuperación económica y social de una España que es un permanente descrédito internacional. Al menor error del mequetrefe Sánchez, ya está la socialista Otero enchufando el ventilador para escupir toda la mierda al Partido Popular. Es el pacto del Tinell, segunda versión.

Han salido otras cintas del corrupto comisario Villarejo que habla del PP y toda la legión mediática de la izquierda se ha liado a mamporros contra Mª Dolores de Cospedal porque el policía tramposo y chantajista citaba a su marido, López del Hierro. Una forma vil de atacar a Pablo Casado pero el hipócrita de Sánchez se hace el loco cuando su ministra de Justicia Dolores Delgado -está publicado- estuvo tropecientas veces con el comisario integrante y chantajista y la muy ladina no dimitió.

– ¿Y qué dicen de los Eres de Andalucía…?

Es hermosa la postura de los medios de comunicación que silencian el juicio del mayor desfalco al erario público, con el nada despreciable montante de ochocientos millones de euros, cuyos «benefactores» son supuestamente Cháves y Gaspar Zarrías, ambos jerifaltes al máximo nivel del PSOE.

– ¿Y ha ocurrido algo…?

Nada que se sepa. El incólume e impoluto ególatra de la Moncloa se descojona de risa. Ahora, con el paisaje navideño, quiere prohibir los villancicos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído