Análisis

Santiago Lopez Castillo: «Aznar y Rajoy, a la cárcel…»

Santiago Lopez Castillo: "Aznar y Rajoy, a la cárcel..."
El expresidente del Gobierno José María Aznar, durante la presentación del libro "No hay ala oeste en la Moncloa", del escritor Javier Zarzalejos. EF

Están desatados. La jauría radical de izquierdas clama cárcel contra Aznar y Rajoy y la niña poética de éste sacada de un discurso retórico. Chillan y se mueven como hienas. Saben los inveterados marxistas-leninistas que ya toca la fase final: el derrocamiento del sistema. Al enardecido grito de guerra del «gudari» Sánchez, la madre que le trajo, se suman las restantes escorias -sin ambages- del frente popular actual. Clama, desde su garganta de pajarito, el Hawking español, que es argentino, que vive como Dios en el barrio de Salamanca de Madrid, otro mesías de los pobres; Pablo Iglesias, qué decir, el casoplón; el otro malo Garzón de Izquierda Unida; las Colaos; los okupas, los brigadiers…

Todo viene desde el 11-M, es mi personal visión, y llevo 40 años de máxima responsabilidad en la profesión. La voladura de los trenes -con cuatro moritos detenidos- sigue siendo un misterio. La izquierda, que por aquel criminal atentado, derrocó al PP del poder, al grito de «¡queremos un gobierno que no nos mienta…!», joder. Asimismo, cargó contra el «conspiranoico» Pedro Jota y adláteres (Rubalcaba se sabía la operación al dedillo como sabía y ocultó el episodio del Bar Faisán, 2004, en la que el ministerio del Interior dio el cante a los etarras para que salieron de najas tan campantes y no ser detenidos). ¿Y qué se hizo de Pepiño Blanco, instigador de esta balandronada criminal?

Lo que yo le diga. Vivir de puta madre. ¿Y qué fue de su fraudulento negocio sucio en una gasolinera? Nasti de nasti, que dicen los castizos madrileños. Pero, sí, Aznar, que pone de los nervios a la izquierda al oír su nombre, debe ser enchiquerado como los cerdos. Si siguen con retar a Franco, cómo no van a poner en solfa al ex presidente en Irak cuando envió tropas a la antigua Mesopotamia en misión humanitaria con el respaldo de las Naciones Unidas. Miren, desmemoriados socialistas, los que fueron a la cárcel pertenecían a los pufos de Filesa, Malesa, Time Export, el B.O.E. Entre ellos, Barrionuevo y Luís Roldán, que saqueó a la Guardia Civil. Aún así digo, «vuelve, Felipe».

El chulito de la Moncloa, a lo que vamos, hace caso omiso al pasado y para ello se hace valer de independentistas y terroristas tirando de la cadena, a sabiendas de que cuando llegue el momento de indultar a los golpistas de Cataluña, manipulará el art. 62-J de la Constitución, de interpretación ambigua para el Rey, que, quién sabe, a lo mejor el biznieto de Alfonso XIII ya ha tomado las de Villadiego.

Y lo último: el PSOE ya ha conseguido echar a Cospedal de la dirección del PP. Dos semanas y media, mañana, tarde y noche, ha estado azuzando la izquierda mediática, con Roures a la cabeza, como lo hizo con la pobre Rita Barberá y otros miembros del partido hasta su persecución y muerte en la cruz.

No sé por qué nadie muestra la más mínima extrañeza por las muertes de algún juez o instructor que estuvieron analizando la trama del «procés» (dígase golpe de Estado en Cataluña). Creo muy poco en la casualidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído